A pesar de los ataques aéreos de la OTAN y las pérdidas que han causado, las tropas leales al coronel Muamar Gadafi continúan sembrando la muerte y la desolación en varias regiones de Libia, particularmente en Misrata, la tercera villa del país y desde ahora ciudad mártir.

En el día de hoy los gadafistas han disparado con artillería pesada y lanza-misiles decenas de proyectiles sobre muchos puntos de la ciudad, acentuando todavía más el sentimiento de terror entre la población civil.

Fuentes cercanas a los rebeldes que controlan la mayor parte de esta ciudad han señalado que las tropas de Gadafi han intentado tomar algunos barrios y tomar el control del puerto pero cada vez han sido rechazados por las fuerzas revolucionarias.

Ahmed Inassi, médico que trabaja en un hospital de Misrata, indicó a EFE que tres cadáveres de gadafistas habían sido trasladados al centro hospitalario en el transcurso del día.

Estos tres soldados murieron en combates este martes, precisó el médico antes de añadir que dos oficiales de las fuerzas leales al régimen de Trípoli han sido evacuados a este hospital tras haber sido heridos en la refriega.

Estas muertes entre las tropas de Gadafi se añaden a las otras tres, cuyos cadáveres fueron acogidos en el hospital central de Misrata.

Las mismas fuentes señalaron que al menos cinco personas perdieron la vida y otras 20 fueron heridas ayer en los bombardeos contra la villa.

Inasi ha señalado también que las explosiones se han escuchado hoy a 25 kilómetros al oeste de Misrata, justo donde se encuentran las tropas de Gadafi.

En el ámbito humanitario, Misrata se encuentra con una verdadera catástrofe, según numerosos testimonios y la situación empeora día tras día.

Falta de alimentos

Asediada desde hace seis semanas, la villa carece de agua y electricidad, las reservas de alimentos escasean y los niños, de los que han muerto centenares, no tienen acceso a la leche.

Las autoridades de Trípoli amenazaron ayer con una reacción violentamente insospechada en caso de que se abra un corredor humanitario en dirección a Misrata.

"El millón de libios que han sido armados desde el comienzo de la agresión colonial cruzada van a defender Misrata", advirtió el ministerio libio de Asuntos Extranjeros antes de añadir que "cualquier acercamiento de ayuda humanitaria a territorio libio será objeto de una resistencia violenta".

Sobre el principal frente de batalla, informaciones de los rebeldes hablan de intercambio de disparos hoy entre ellos y las fuerzas de Gadafi que han sido transportadas desde hace tres días a la ciudad de Brega.

Los rebeldes han conseguido mantener esta ciudad fuera del alcance de los gadafistas y los dos contendientes han mantenido sus posiciones respectivas.

Más al oeste, las tropas alzadas han conseguido "liberar" la parte occidental de la ciudad de Zenten y han rechazado a las tropas de Gadafi.

Los combates entre en los dos contendientes alrededor de esta villa situada al sur de la capital libia han sido intensos sin que se conozca ningún balance de eventuales víctimas.

Por otra parte, según fuentes de los revolucionarios, las tropas de Gadafi han intentado hoy cortar la carretera que lleva de la ciudad de Lanout a la frontera tunecina pero los rebeldes han hecho fracasar el plan.

Entretanto millares de personas se han reunido en Bengasi para denunciar que los ataques de las fuerzas gubernamentales prosiguen contra diferentes ciudades y han hecho un llamamiento a la comunidad internacional para socorrer a la población de Misrata.