Las elecciones al Parlamento iraní, actualmente dominado por los conservadores, se celebrarán el 2 de marzo de 2012, anunció hoy el ministro de Interior, Mustafa Mohamad Nayar.

Este será el primer proceso electoral al que se enfrente el país desde la polémica reelección en 2009 del ultraconservador presidente Mahmud Ahmadineyad, que la oposición reformista tildó de fraudulenta.

Tras conocerse los resultados, cientos de miles de personas iniciaron una serie de manifestaciones multitudinarias por todo el país, que fueron reprimidas con extremada violencia.

En la represión perdieron la vida decenas de personas y miles más fueron detenidas, entre ellas ex altos cargos del Gobierno reformista, líderes estudiantiles, artistas, periodistas, abogados y defensores de los derechos humanos.

Más de un centenar de ellos ha sido condenado después a penas de cárcel, e incluso a la horca, en juicios poco transparentes en los que fueron acusados de conspirar con Occidente en una supuesta conspiración mundial para derrocar el régimen.

Las próximas elecciones servirán de termómetro para calibrar la fortaleza del régimen iraní, cuya cúpula se haya dividida desde los citados comicios presidenciales.

El parlamento está presidido en la actualidad por el conservador Alí Lariyaní, enfrentado al presidente, algunas de cuyas iniciativas ha tratado de frenar.