El Tribunal Supremo de Bangladesh aplazó hoy su decisión sobre dos recursos contra la destitución de Mohamed Yunus al frente del banco concesionario de microcréditos del que es fundador, el Grameen Bank (GB), según medios bangladeshíes.

Un panel compuesto por siete magistrados y presidido por el jefe del Supremo, Khairul Haque, aplazó sus deliberaciones hasta una semana después de la reapertura de las sesiones del Supremo, tras el receso vacacional que se inicia el 10 de abril.

Ayer martes, el panel desestimó un primer recurso de Yunus y dejó para hoy su decisión para el segundo, interpuesto por un grupo de nueve directores del GB, aunque el afectado ha presentado un nuevo recurso ante la sala de apelación contra la decisión del Supremo.

De acuerdo con fuentes del Tribunal citadas por el diario bangladeshí "The Daily Star", la vista por los dos recursos pendientes podría ahora tener lugar el 2 de mayo, porque la corte reabrirá sus puertas el día 24 de este mes.

A principios de marzo, el Banco de Bangladesh (central) ordenó la destitución de Yunus con la excusa de que cuando este renovó su cargo de director ejecutivo hace once años no contó con la aprobación previa necesaria del organismo central.

El economista y su banco habían apelado la orden al Tribunal Superior de Dacca, que desestimó los dos recursos el pasado 8 de marzo.

Fuentes de su entidad consideran que la decisión de apartar a Yunus de la jefatura del GB obedece a una maniobra gubernamental para deshacerse del activista, sometido en los últimos meses a una campaña de desprestigio.

Desde finales de 2010, Yunus, conocido como "banquero de los pobres" y galardonado con el Premio Nobel de la Paz en 2006, ha mantenido una disputa pública con las autoridades, a raíz de un documental de la televisión noruega que denunció un supuesto trasvase ilegal de fondos entre dos entidades del Grupo Grameen.

La escena política bangladeshí está dominada desde hace dos décadas por la actual primera ministra, Sheikh Hasina, y la ahora opositora Khaleda Zia, que vieron con malos ojos que Yunus intentara formar un nuevo partido antes de las elecciones de 2008.

El Grameen Bank o "banco de la aldea", creado en 1983, emplea hoy a 19.800 personas en 2.564 sucursales y ha concedido créditos a casi 8,3 millones de bangladeshíes de 81.367 aldeas de todo el país, la inmensa mayoría mujeres, según la propia página web de la entidad.