La mujer fallecida ayer en el atentado con bomba cerca de la estación de autobuses de Jerusalén era una turista británica de 56 años, informaron hoy los medios locales.

Las autoridades israelíes no permiten aún publicar el nombre de la víctima del atentado, en el que resultaron heridas de distinta consideración alrededor de cuarenta personas, indicó el servicio de noticias "Ynet", que agregó que doce de los heridos continúan hospitalizados.

La Policía israelí mantiene a sus fuerzas en el máximo nivel de alerta, ha reforzado el número de agentes en Jerusalén y alrededores y lleva a cabo controles a lo largo y ancho del país para encontrar a los culpables, informa la radio pública.

El atentado se produjo ayer a las tres de la tarde hora local (12:00 GMT) entre el centro de convenciones y congresos de Jerusalén, Binianei Haumá, y la estación central de autobuses de la ciudad, un lugar por el que transitan miles de personas al día.

Ningún grupo palestino se ha atribuido la autoría del ataque, que ha sido celebrado por varias milicias en la franja de Gaza.

Mientras, la tensión en la franja de Gaza y sus alrededores continúa con ataques de las milicias palestinas y del Ejército israelí registrados durante toda la madrugada de hoy.

"Esta mañana un avión identificó a un grupo de personas que iban a lanzar un cohete contra Israel y disparó contra ellas", dijo a Efe una portavoz del Ejército israelí. Fuentes palestinas aún no han confirmado si hay víctimas y ninguna milicia ha anunciado que sus miembros fueran atacados.

La portavoz militar también confirmó bombardeos esta noche contra un túnel de contrabando en el sur de Gaza y contra un "centro de actividad terrorista" en el norte de la franja. Los ataques no provocaron muertos ni heridos, según la agencia de noticias palestina "Maan".

"El ataque a estos puntos sucede en respuesta al lanzamiento de cohetes Grad, Al Kasam y proyectiles de mortero desde Gaza contra los civiles israelíes en los últimos días", indica un comunicado del Ejército israelí, que asegura que en los últimos cuatro días han caído 25 proyectiles en territorio de Israel.