Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crisis del coronavirus

El 'virexit', un movimiento arriesgado

Científicos alertan de que el levantamiento de las restricciones en Inglaterra a partir de este lunes causará un "desastre global" | Las mutaciones que surjan se extenderán al resto del mundo

Un jugador mueve ficha durante un festival de ajedrez, ayer en Trafalgar Square, Londres.

Un jugador mueve ficha durante un festival de ajedrez, ayer en Trafalgar Square, Londres.

Este lunes es el 'Freedom Day', el 'Día de la libertad' en Inglaterra: se levantan todas las restricciones contra el coronavirus, pese a que el Reino Unido lleva varias jornadas seguidas reportando más de 50.000 casos diarios de COVID-19 y varios grupos de científicos han alertado de las graves consecuencias que podría acarrear esta decisión no solo para las islas británicas, sino para toda Europa y el mundo.

Como un ejemplo de la explosión de la epidemia en Reino Unido, donde la variante delta está detrás de la práctica totalidad de los contagios, el propio ministro de Sanidad, Sajid Javid, ha dado positivo, pese a estar vacunado. El primer ministro británico, Boris Johnson, y el titular de Economía, Rishi Sunak, fueron designados contactos estrechos por la aplicación de rastreo del sistema público sanitario británico (NHS). Aunque en principio no tendrían que guardar cuarentena y hubieran podido limitarse a someterse a un programa piloto de test diarios, tanto Johnson como Sunak anunciaron ayer en sus respectivas cuentas de Twitter que se confinarán para no transmitir el mensaje de que las reglas no son iguales para todos. “Es mucho más importante que todo el mundo se acoja a las mismas normas”, dijo el primer ministro británico, que pidió a sus conciudadanos que “por favor” sean “cautelosos” ante el levantamiento de las restricciones, tales como la reducción de aforos, la distancia social y la obligatoriedad de las mascarillas.

Más de 1.200 científicos firmaron la semana pasada una carta publicada en 'The Lancet' contra la “imprudente” estrategia de reapertura británica, que calificaron de “experimento peligroso y poco ético”.

Uno de los motivos que esgrimen estos científicos es que la transmisión del virus es muy alta y que hay todavía un alto porcentaje de población sin vacunar. Según cifras del Gobierno británico hechas públicas este domingo, el Reino Unido ya ha ofrecido la vacuna a todos los adultos del país, de los que el 68% se encuentra protegido con la pauta completa y un 88% ha recibido su primera dosis. Son cifras algo superiores a las de Galicia, donde un 65% de los ciudadanos susceptibles de recibir la vacuna cuentan ya con la pauta completa, y el 74% tiene una dosis.

La investigadora Christina Pagel, miembro de SAGE, grupo de expertos independiente que ofrece asesoramiento al Gobierno británico, ha advertido que la combinación de alta transmisión y vacunación incompleta sin medidas restrictivas aumentará los contagios y será caldo de cultivo para la aparición de nuevas variantes que se extenderán por el resto del mundo.

El epidemiólogo español José María Martín-Moreno, catedrático de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad de Valencia, ha sido uno de los firmantes de la carta en “The Lancet” y coincide en señalar que “la infección masiva no es una opción” y que “debemos hacer más para proteger a nuestros jóvenes”. “Las infecciones masivas pueden generar nuevas variantes, empeorar el COVID persistente y afectar a la población vulnerable”, ha escrito en su cuenta de Twitter. En la reunión científica online para analizar el “Día de la libertad”, Martín-Moreno mostró su asombro por que un país “modelo” como el Reino Unido decida completar la desescalada “a pesar de evidencias científicas” que demandan lo contrario.

Este experto que se formó en Epidemiología en Harvard ha prologado el libro del epidemiólogo gallego Juan Jesús Gestal Otero, profesor emérito de Medicina y Salud Pública de la Universidad de Santiago, quien no cree que la eliminación de las restricciones en Inglaterra sea una medida acertada. “No me parece adecuado facilitar que la población adquiera inmunidad pasando la infección, pues eso conlleva graves riesgos: en el caso de vulnerables no vacunados, poder sufrir cuadros clínicos graves e incluso morir, y algunos de los ya vacunados volver a infectarse, pues las vacunas no protegen al 100% de vacunados –señala a FARO el experto gallego–. Cuanto más circule el virus, mayor es el riesgo de que aparezcan variantes, aunque con mucha menos frecuencia; y los jóvenes también, aunque con menos frecuencia, pueden sufrir cuadros graves, ingresar en la UCI, morir, o sufrir COVID persistente”.

El epidemiólogo Juan Gestal. RICARDO GROBAS

En cuanto a las consecuencias a corto y medio plazo, los especialistas reconocen que la relación entre casos y hospitalizaciones es menor. Sin embargo, recuerdan que este vínculo, aunque se ha debilitado, no se ha roto del todo.

Las propias proyecciones gubernamentales británicas admiten que los nuevos casos diarios aumentarán a 100.000, aunque científicos como Neil Ferguson, cuyos modelos ayudaron a diseñar la estrategia británica de confinamiento, afirman que podrían alcanzarse los 200.000. En declaraciones a la BBC, recordó que esos 200.000 casos diarios supondrían, gracias a las vacunas, solo 2.000 hospitalizaciones diarias, un ritmo de ingresos que casi colapsó la sanidad británica pasada Navidad. Aunque ahora los hospitalizados no suelen llegar a cuadros tan graves como antes de las vacunas, Ferguson explica que “si hay suficientes casos, aún puede haber una carga bastante significativa en el sistema de salud, una interrupción importante de los servicios, la cancelación de cirugías electivas y el aumento de las listas de espera”.

El médico intensivista británico Rupert Pearse explica en un hilo de Twitter que la proporción de casos que llegan al hospital es un cuarto de la que se registró en invierno pasado. Fuentes oficiales británicas apuntan que se ha dividido por 9 en fallecimientos. Sin embargo, el aumento de casos provocaría que los hospitalizados y muertos aumentasen en paralelo.

El ingeniero informático y experto en bioestadística Daniel González Peña apunta que en Galicia la ratio de hospitalizados/activos ha bajado del 6% al 1%. Este profesor de la Universidad de Vigo recuerda que “ante la misma incidencia hay 6 veces menos de hospitalizados, pero cada vez que se dupliquen unos, se duplican los otros. Por tanto, no se debe mantener este ritmo de crecimiento indefinidamente”.

En cuanto a las consecuencias económicas del levantamiento de las restricciones, Francesc Pujol, profesor en la facultad de Económicas de la Universidad de Navarra y analista de datos de la pandemia, considera que si se eliminan medidas en medio de una ola y se deja la prevención a la responsabilidad individual, no se logrará reactivar la economía. “El resultado económico neto será negativo –opina el experto en su cuenta de Twitter–. Las restricciones personales que se impondrá la mayoría de la población para evitar contagios serán mayores que las existentes”, vaticina Pujol.

Después del brexit llega el virexit. Pase lo que pase, el mundo tomará nota en un sentido o en otro. Si resulta ser un éxito, puede que muchos países tomen ejemplo. Si es un fracaso conoceremos las consecuencias, que muy probablemente no se circunscribirán al Reino Unido.

Compartir el artículo

stats