El Gobierno ucraniano ha difundido las imágenes del rescate de un bebé entre los escombros de un edificio bombardeado por las tropas rusas. Las imágenes hablan por sí solas de la absoluta barbarie de la ofensiva militar contra la indefensa población civil ucraniana.