Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Guerra en Ucrania

El FBI acusa a una empresa mallorquina de ocultar las transacciones prohibidas del 'Tango'

Según la policía americana, se hacía con objeto de evadir la supervisión bancaria y las sanciones, que ya no permitían a Vekselberg operar en EEUU

Viktor Vekselberg.

Las pesquisas del FBI con el 'Tango' han llegado hasta las transacciones que realizaba una empresa mallorquina de gestión de yates. Tal y como consta en el informe de la policía americana que apoya la orden estadounidense de incautación del megayate, dicha compañía de la isla, que administraba los asuntos del barco ruso desde "al menos 2020", "ocultó y oscureció" presuntamente varias transacciones que realizó para el yate. En concreto, se trata de pagos en dólares estadounidenses a través de bancos norteamericanos "para el apoyo y mantenimiento del 'Tango' y sus propietarios", dice el FBI. Hay que recordar que en abril de 2018 el dueño del yate, Vekselberg, fue sancionado por el departamento del Tesoro de EEUU por sus vínculos con el poder de Moscú. Por este motivo sus bienes en territorio estadounidense quedaron congelados, por lo que no podía realizar transacción alguna desde el país en beneficio de los mismos.

Precisamente, la orden del departamento de Justicia de EE UU alega que después de dicha sanción, el oligarca ruso "y quienes trabajaban en su nombre" continuaron realizando pagos en dólares estadounidenses a través de bancos norteamericanos para el 'Tango'. En la documentación del FBI, se ponen varios ejemplos de transacciones realizadas supuestamente por la compañía mallorquina que estaba al frente del yacht managament del 'Tango' en ese momento. Un pago por una reparación realizado en agosto de 2020 y otro pago por una estancia en diciembre del mismo año en un lujoso resort de villas acuáticas en las Maldivas. 

No se hace constar el nombre

Tal y como recoge el informe de la policía, en el rastreo de las transacciones y pagos llevados a cabo por dicha firma radicada en la isla, a los investigadores les llamó la atención que cuando se trataba de transacciones para el 'Tango' no se hacía constar el nombre de la embarcación, "a diferencia de cómo solía operar la empresa, que sí solía reflejar el nombre de los barcos que gestionaba en la información de los pagos".

En sus pesquisas, el FBI recuerda que, según la Oficina de Control de Activos Extranjeros, Vekselberg y quienes actúan y actuaron en su nombre "no obtuvieron licencias para realizar las citadas transacciones en dólares estadounidenses". Para todos estos pagos, "ya que Vekselberg tenía interés en ellos", se requería una licencia del departamento del Tesoro que nunca se obtuvo. 

Según los documentos presentados en el caso, la investigación estadounidense alega que Vekselberg compró el Tango en 2011 y lo ha poseído continuamente desde entonces. Además, señala que el magnate usó presuntamente compañías ficticias para ocultar su interés en el yate con el fin de evitar la supervisión bancaria de las transacciones en dólares estadounidenses relacionadas con el mismo. "Los registros bancarios recibidos por las fuerzas del orden muestran que, antes de ser sancionado por el departamento del Tesoro, el magnate realizó pagos en dólares desde cuentas a su nombre a una empresa ficticia que está directamente vinculada al 'Tango'", señala la investigación del FBI. Estos pagos son "constantes", "por lo que Vekselberg parece ser el verdadero dueño del Tango", concluye la policía.

Compartir el artículo

stats