LaSexta, que estrena este jueves la tercera temporada de ´The Walking Dead´, nos enseña cómo ataca el virus que convierte a las personas en muertos vivientes.

En la serie podemos ver como el virus afecta a toda la población aunque no se desarrolla hasta que el portador muere. El cerebro humano funciona gracias a las neuronas, que se encargan de procesar la información sensorial que proviene tanto del mundo exterior como del propio cuerpo.

Cuando estas neuronas se interconectan, generan unos impulsos eléctricos que controlan los recuerdos, el lenguaje, las emociones...

Cuando un zombie muerde a una persona las glándulas suprarrenales sufren una hemorragia y el cerebro se apaga lentamente, haciendo que dejen de funcionar los órganos vitales del cuerpo y finalmente provoca la muerte.

El virus comienza a funcionar cuando, una vez muerto, reanima el tronco encefálico permitiendo al cadáver volver a levantarse y moverse. El cerebro permanece muerto excepto un cascarón impulsado por el instinto irracional de alimentarse.

Así evoluciona el virus zombie: