El Laberinto es una propuesta expositiva que toma como punto de partida la propia configuración del espacio

ajardinado de la Casa Museo Antonio Padrón. Este proyecto se inspira en la apariencia laberíntica del propio

jardín del museo; concebido con una finalidad decorativa, pretende dotarlo, temporalmente, de un conjunto

escultórico perfectamente integrado en el espacio.

El contenido expositivo se nutre de personajes mitológicos y bíblicos, dando gran importancia a sus aspectos

anatómicos y expresivos, sin olvidar la influencia que sobre el artista ejercen Pablo Picasso y Camille Claudel