Largometraje:

Qué difícil es ser un dios (Hard to Be a God)

(Aleksei German, Rusia, 2013, 177 min.)

Uno de los grandes clásicos modernos sobre contenido distópico de uno de los últimos grandes maestros del cine ruso, Aleksei German.