Stop, un hombre verdadero habla de la soledad de las personas con discapacidad, de los sueños truncados por creencias limitantes y sostenidas por el miedo y la sobreprotección. Solo, que así es como se llama el personaje central, navega a través de de sus deseos y sus sueños. En este espectáculo se podrá ver los sueños de personas que están acostumbradas a escuchar insultos y miradas furtivas, juzgándolos e invalidándolos.