La actriz española Penélope Cruz volvió a subir al escenario de los Oscar, esta vez para entregar los dos premios de guion del brazo de Robert De Niro, que fueron para "12 años de esclavitud" y "Her", en categoría adaptado y original.

No creó ningún momento histórico como su grito de "¡Pedro!" al entregar a Almodóvar la estauilla por "Todo sobre mi madre", no era ella la premiada esta vez como cuando conquistó el Oscar por "Vicky Cristina Barcelona", pero volvió a confirmar su estatus de estrella de Hollywood al presentar dos premios importantes de la noche al lado de una leyenda viva del cine. Vestida con un elegante modelo rosa palo de corte griego diseñado por Gianbattista Valli y con el pelo recogido en un moño, Penélope Cruz se limitó prácticamente a leer a los nominados y a entregar las estatuillas y dejó el protagonismo a Robert De Niro, ganador de dos Oscar.

Precisamente, De Niro dedicó en los Globos de Oro de 2011 una broma a Javier Bardem, marido y padre de los dos hijos de Cruz, cuando dijo que había sido deportado junto a algunos miembros de la Asociación de Prensa Extranjera de Hollywood (los que entregan los premios) y los camareros.

Los guiones que recibieron las estatuillas de manos de De Niro y Cruz fueron "12 años de esclavitud", escrito por John Ridley, en la categoría de adaptado, y "Her", escrito por Spike Jonze, en la de original.