Si una afición ha influido últimamente en la vida de esta carismática actriz es el tenis de mesa. Asidua practicante, Susan Sarandon lo elogia como antídoto ideal contra el sedentarismo, porque no discrimina por edad ni forma física, es asequible a cualquiera y fomenta la relación social. Pero hay más.

La actriz, de 67 años, es su promoción de este deporte, que ella ha fomentado además regalando mesas de ping-pong a colegios sin recursos. El mismo interés la condujo a filmar Ping pong Summer, estrenado en el pasado Sundance.

"Es como Karate Kid en versión pingpong, y yo soy el señor Miyagi, así que no me verán jugar mucho en pantalla".