Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crítica de cine

'Black phone': monstruos, traumas y un sótano

La nueva película de Scott Derrickson habla de niños que luchan para sobrevivir y niños convertidos en fantasmas

Escena de ’Black phone’. EPC

'Black phone'

Dirección:  Scott Derrickson

Intérpretes: Mason Thames, Madeleine McGraw, Ethan Hawke, Jeremy Davies

Año: 2021

Estreno:  24 de junio de 2022

★★★  

Como la que lo convirtió en referente del cine de terror moderno, ‘Sinister’ (2012), la nueva película de Scott Derrickson habla de niños que luchan para sobrevivir y niños convertidos en fantasmas, incorpora imágenes de videos caseros perturbadores, hace alusiones obvias al imaginario de Stephen King -el autor del relato en el que se basa, Joe Hill, es hijo de King- e incluye un estupendo trabajo de Ethan Hawke, aquí en la piel del asesino enmascarado que siembra el pánico en una comunidad y, sobre todo, en el adolescente al que mantiene secuestrado en el sótano.

Inocencia perdida

‘Black Phone’ puede definirse como un clásico relato sobrenatural de muertos que regresan al mundo de los vivos para saldar cuentas, pero también como un retrato de inocencia perdida -en concreto, robada- y tránsito a la adultez, y como un estudio de la solidaridad entre hermanos y el impacto que los abusos de los padres tienen sobre los hijos, y como un ejercicio de nostalgia cinematográfica, y como una alegoría religiosa.

Y pese a que Derrickson logra envolver el metraje de una atmósfera de amenaza y puntuarlo con efectivos estallidos de violencia, y que entretanto exhibe imágenes deslumbrantes y movimientos de cámara precisos, en última instancia la película funciona como una conexión de ideas que no consiguen ser exploradas ni conectadas entre sí. No llega a tener claro si su propio objetivo es reflexionar sobre aquello que nos convierte en monstruos o simplemente provocarnos sustos.

Compartir el artículo

stats