Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Estreno de cine

'¡Nop!': Jordan Peele brinda entretenimiento a lo grande y con segundas

El director vuelve a contar con Daniel Kaluuya tras el éxito de 'Déjame salir' y nos ofrece uno de los espectáculos fílmicos de la temporada con ingredientes de wéstern, ciencia ficción, horror cósmico y sátira de la cultura de masas

De izquierda a derecha, Daniel Kaluuya, Keke Palmer y Brandon Perea, en una imagen de ’¡Nop!’.

Jordan Peele ha sabido crear verdadera expectación con su último trabajo, hasta convertirlo en el 'hype' del verano. La primera escena que se compartió en redes sociales era una secuencia en movimiento de las fotografías creadas por Eadweard Muybridge en 1887 en las que se veía a un yockey negro. Después, un pequeño tráiler en el que los personajes estaban en un rancho y miraban atemorizados al cielo. El título de la película también resultaba desconcertante, '¡Nop!'. ¿Qué es Nop? 

El misterio está a punto de resolverse y los protagonistas nos dan algunas de sus claves. Ellos son Daniel Kaluuya, que ya trabajó con Peele en su ópera prima, Déjame salir, y Keke Palmer, que también colaboró con el director en su etapa cómica, en el programa de 'sketches' 'Key and Peele'. En la película interpretan a dos hermanos que tienen que hacerse cargo de un rancho después de la muerte de su padre. En él, doman caballos para que participen en las películas. Son descendientes de aquel yóckey negro que protagonizó esa imagen fundacional del cine. OJ (Kaluuya) es taciturno y currante. Emerald (Palmer) es todo lo contrario, expansiva, vital y un poco despreocupada. 

Entretenimiento a lo grande

“Peele escribió el guion durante la pandemia, en un momento en el que el miedo y el horror nos invadió a todos”, cuenta Daniel Kaluuya. “En ese momento no sabíamos ni siquiera cuándo íbamos a poder salir de nuestras casas ni cómo afectaría eso al cine, así que él quiso crear una película de entretenimiento a lo grande, como las que recordamos de nuestra infancia, y que constituyera una experiencia cinematográfica”. 

Para ello conjugó toda una serie de elementos que nos llevan del wéstern a la ciencia ficción pasando por el horror y la comedia. Hay cowboys contemporáneos, ranchos a modo de atracción turística, un ovni depredador y chimpancés asesinos. Pero, como no podía ser de otra manera, '¡Nop!' también bascula en un nivel metafórico, la especialidad de Peele. Si 'Déjame entrar' hablaba sobre el racismo incrustado en el seno de la sociedad norteamericana justo en la etapa de Trump y 'Nosotros' giraba en torno a la lucha de clases y la mirada del otro, '¡Nop!' se convierte en una alegoría de la cultura de masas, de cómo Hollywood construye los mitos y los fagocita y sobre qué papel juegan los afroamericanos dentro de ese sistema que desde los inicios (esas fotografías de Muybridge) los ha condenado a la invisibilidad y la explotación. 

Todo por ser vistos

“En el fondo, también va sobre la imagen”, prosigue Kaluuya. “Estamos en la era de Instragram y una imagen lo vale todo. Perdemos el tiempo en ver fotos 'random', pero ahí están. Lo que no se plasma no existe, dice la peli. Y ellos se obsesionarán con registrar a Jean Jacket [el nombre que le pondrán al platillo volante]”. 

“Hacemos lo que sea para ser vistos, para que nos reconozcan. Es algo que aprendes en la industria del entretenimiento, y creo que Jordan quería hablar de la violencia intrínseca que hay en ello. Cómo sin darnos cuenta estamos siendo devorados”, continúa Keke Palmer.  

Jordan Peele no ha eludido nombrar buena parte de sus referencias. 'Señales', de M. Night Shyamalan o 'Encuentros en la tercera fase', de Steven Spielberg, cuya influencia como director resulta obvia en este caso. También los wésterns míticos, especialmente 'Hasta que llegó su hora', de Sergio Leone, o 'La puerta del cielo', de Michael Cimino, por el concepto de los paisajes abiertos. Precisamente el director quería que, al igual que cada vez que nos bañamos en el mar pensamos en 'Tiburón', cuando miremos al cielo después de ver 'Nop', nos cree inquietud por si entre las nubes se esconde un OVNI. También quería reivindicar el escasamente valorado wéstern negro, como la película protagonizada por Harry Belafonte y Sidney Poitier, 'Buck y el farsante'

Keke Palmer reconoce que se quedó en 'shock' cuando leyó el guion. “Sabía que me iba a sorprender, porque era una película de Jordan Peele, y él siempre tiene ideas brillantes. Pero no sabía hasta qué punto iba a flipar. Creo que es realmente audaz, él quería hacer algo diferente, que el espectador se desconcertara, se divirtiera y al mismo tiempo se hiciera preguntas. Todas sus obras son así, pero en este caso, por el tipo de elementos que fusiona, todavía más, y te pasas con la boca abierta toda la película. Yo no paraba de decir ‘wooow, ¡woooowww!”

La apuesta de Jordan Peele sin duda se ha convertido en todo un acontecimiento. En su semana de estreno en Estados Unidos se colocó en el número uno de la taquilla y lleva recaudados más de cien millones de dólares, cuarenta y cuatro de ellos en su primer fin de semana. “Creo que la película tiene algo especial que conecta con el público. Da miedo, también hay momentos de humor, algunos que te dejan sin palabras [atención a la aparición del mono Gorky] y, aunque sea lo menos impactante de la película, también encontramos una preciosa relación entre dos hermanos, que es lo que a mí más me gusta”. 

Compartir el artículo

stats