Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crítica de cine

'Todo el mundo odia a Johan': ese raro humor nórdico

Comedia muy negra noruega sobre un hombre al que todo le sale mal por culpa de la obsesión familiar a las explosiones

Fotograma de ’Todo el mundo odia a Johan’.

'Todo el mundo odia a Johan'

Dirección: Hallvar Witzø

Intérpretes: Pål Sverre Hagen, Ingrid Bolsø Berdal, Ine F. Jansen, Paul-Ottar Haga, John F. Brungot, Trond-Ove Skrødal, Ingunn Beate Øyen, Vee Vimolmal, Hermann Sabado

Año: 2022

Estreno: 18 de agosto de 2022

★★ 


La comedia nórdica siempre es extraña. Su humor tiene algo de marciano, véase su máximo representante, el veterano autor de culto Roy Andersson, cuyo cine se caracteriza por el absurdo a la hora de caricaturizar la sociedad sueca. 'Todo el mundo odia a Johan' es noruega, pero captura un poco ese espíritu, solo un poco. El protagonista, que se llama Johan perdió a sus padres cuando era pequeño porque su profesión, dinamitar puentes durante la guerra, se convirtió en una obsesión y terminaron falleciendo en una explosión. El niño fue creciendo y continuó la afición de sus padres y sus juegos terminaron en tragedia. En consecuencia, todos los habitantes del pueblo en el que vive le odian. 

La ópera prima de Hallvar Witzø habla sobre la incomprensión y la marginación social desde una perspectiva tan tierna como cargada de vitriolo. También está repleta de elementos surrealistas, coros locales que entonan con la vibración de labios, yeguas de 70 años, carteros rencorosos, un protagonista forzudo que puede tumbar a todo el pueblo y muchos petardos que estallan cuando no deben. El director se encarga de orquestar todos esos elementos para componer una película en la que la risa procede de la extravagancia, y también un poco del patetismo. Pobre Johan. También se nutre de los paisajes y la rudeza del entorno. En Titran, la aldea donde se ubica la película, todo el mundo es antipático y además a Johan las cosas nunca terminan de salirle bien, así que tendrá que exiliarse, irá a la cárcel y dejará en una silla de ruedas al amor de su vida. Witzø utilizará toda esa serie de catastróficas desdichas para crear gags de tono muy negro, unidos a momentos de una rara (y muy nórdica) sensibilidad. 

Compartir el artículo

stats