El hummus es un emblema de la gastronomía de Oriente Medio. Se conoce su origen con poca exactitud. Hay quien afirma que es un plato de origen egipcio y quien interpreta en el antiguo testamento que los judíos lo comen desde tiempos bíblicos. Lo que sí se sabe es que la palabra 'hummus' viene del árabe y significa "garbanzo". De eso se trata, además, pues el hummus no es otra cosa que un puré de garbanzos bien condimentado, un acompañamiento ideal para muchas comidas y un excelente entrante que puedes untar con pan y mejor si se trata de un pan ácimo.

Su enorme popularidad ha hecho que existan muchas versiones, estilos y formas de comerlo. En Israel, por ejemplo, es muy común encontrarse el hummus clásico como el que se sirve en el restaurante Fayer, en Madrid, pero también humus 'masabacha' (los garbanzos permanecen completos), humus de Jerusalén (tiene un 'topping' de carne especiada), humus turco (contiene mantequilla) y muchísimas más versiones que tienen 'toppings' como setas, ensaladas, encurtidos, vegetales frescos...

Nosotros proponemos aquí la receta del hummus clásico que se hace en Fayer. Si te sobra, puedes guardarlo, bien tapadito con film, en la nevera durante tres o cuatro días.

Ingredientes para 10 personas

  • 1 k de garbanzos cocidos
  • 200 g de 'tahina'
  • Zumo de medio limón (si es jugoso, si no un limón entero)
  • 4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • 1 diente de ajo
  • 1 cucharadita de bicarbonato de sodio
  • Sal
  • Pimienta

Elaboración

  • Dejar los garbanzos hidratando la noche anterior en abundante agua.
  • Pasado este tiempo, retirar el agua.
  • Poner los garbanzos en una olla y añadir el bicarbonato de sodio.
  • Agregar el triple de agua que de garbanzos y cocinar a fuego fuerte hasta que estén muy tiernos o casi rotos.
  • Poner los garbanzos en el vaso de una batidora, añadir el ajo, la sal, la pimienta y el zumo de limón, y procesar todos los ingredientes hasta que la textura quede súper lisa y homogénea.
  • Poner la masa resultante en un bol y, con una batidora, incorporar la 'tahina' y el aceite de oliva hasta que queden bien integradas. Reservar en frío.
  • Si es necesario, utilizar un poco de agua de la cocción para obtener la textura deseada.

Presentación 

  • Colocar el humus en forma de volcán, dejando un espacio en el centro donde se pondrá la decoración que nos apetezca. En Fayer suelen rellenarlo con garbanzos, aceite de oliva virgen extra, huevo cocido y, alrededor, perejil picado, almendras, pimentón y 'zaatar' (mezcla de especias).

Si te parece muy complicada esta elaboración pero quieres hacer tu propio humus en lugar de comprarlo hecho en las distintas versiones que ofrecen las cadenas de supermercados, puedes seguir la receta de humus fácil y rápida de La despensa de Ana Loreto.

Recetas: Hummus sin tahini Ana Loreto