Si hay uno de los lugares "pre-fiesta" de la capital grancanaria que todo el mundo conoce, ése es El Bote. Su ambiente agradable, las luces y las pequeñas salas con ventanas de madera y pequeñas mesas