El periodista Paco González, su mujer Mayte, y su hija María, acudieron a los juzgados a declarar en relación con el intento de asesinato que ambas sufrieron el pasado 5 de febrero a manos de una joven obsesionada con el periodista deportivo y el novio de ésta. Afortunadamente, ambas salieron con vida y hoy continúan recuperándose de sus numerosas heridas.

Poco a poco y con el cariño de su gente allegada, la familia va recobrando la normalidad después del susto vivido hace unas semanas y que ahora tienen que recordar para declarar lo ocurrido ese terrible día en el que madre e hija fueron brutalmente agredidas.

Como recordaremos, los hechos ocurrieron cuando la mujer de Paco González dejaba a Iñigo, su hijo pequeño, en el centro escolar en el que estudia. Como se explicó en su momento, el asaltante se metió en la parte de atrás del vehículo y amenazó a Mayte, la mujer del periodista, con un cuchillo en el abdomen y se produjo un forcejeo. Mayte le ofreció la cartera pero él no accedió.

En ese momento María, la hija de Paco, forcejeó con el asaltante y paró una furgoneta que les auxilió. "Le ha salvado la vida a su madre", dijo el periodista, que aclaró que madre e hija estaban fuera de peligro. Tras los hechos, la policía detuvo a los dos agresores que intentaron llevar a cabo el asalto. Durante los primeros momentos y para tranquilizar a todos, Paco mandó un mensaje de tranquilidad a través de Manolo Lama, al que le pidió que agradeciera el apoyo que estaban recibiendo en esos duros, dramáticos y difíciles momentos. "Paco manda un abrazo a la solidaridad de la gente pero ahora está donde tiene que estar, en el hospital ayudando a su mujer. Están bien las dos va a quedar en un grandísimo susto", dijo el periodista.

Gracias a la colaboración ciudadana, la Policía local y la Guardia Civil detuvieron a los asaltantes y actualmente se encuentran en prisión. La titular del juzgado de Instrucción número 5 de Móstoles, en funciones de guardia de detenidos, ordenó el ingreso en prisión preventiva de los dos jóvenes detenidos por presuntamente intentar matar a la esposa y la hija mayor del periodista radiofónico Paco González.

La decisión fue tomada después de escuchar la declaración de los imputados. Tras las declaraciones de Lorena Gallego, vallisoletana de 25 años, e Iván Trepiana, donostiarra de 30, la juez decidió tomar esta medida cautelar.

Un mes después del terrible suceso, la familia, como una piña, acudió a los juzgados y es que Mayte y María tenían que declarar. A primera hora de la mañana llegaban cogidos de la mano y caminando muy sonrientes, y es que poco a poco vuelven a sonreír.

Se presentaron ante el Juez del Juzgado de Instrucción número 5 de Móstoles. Más unidos que nunca, los tres se mostraron fuertes para afrontar este difícil momento en el que tuvieron que recordar todo lo que pasó aquel fatídico día y que a punto estuvo de costarles la vida.

Mayte sigue llevando el brazo izquierdo escayolado, y es que se cortó los tendones de tres dedos al coger el cuchillo por la hoja para impedir más cuchilladas y tiene además unas cuantas puñaladas en el pecho, la espalda y el costado. Alguna muy molesta porque fue muy profunda. Tres de ellas pasaron al lado del corazón, el pulmón y aorta.

A su llegada, la mujer de Paco González, esbozando una sonrisa nos confirmó que se encuentra un poco mejor de sus lesiones aunque todavía tiene que ir a revisiones y sigue llevando el brazo en cabestrillo. Aún así el periodista aseguró: "Las heridas (Mayte) un poco mejor, muchas gracias".