Fernando Simón, director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio de Sanidad, volvió a ser protagonista de un programa de 'primer time' con su entrevista con en 'Lo de Évole' en La Sexta por motivo del aniversario del decreto del estado de alarma para combatir la propagación de la Covid-19 en España.

El presentador recordó algunas de las más polémicas declaraciones del doctor, como por ejemplo cuando restó importancia al uso de las mascarillas. "Sigo pensando que la mascarilla no es clave para detener la transmisión", dijo Simón. 

"No es necesario que todo el mundo la lleve. Lo importante es que la lleve quien está enfermo, lo que pasa es que no sabemos quién está enfermo", explicó Fernando Simón, que justificó así que sea obligatoria en espacios cerrados para todo el mundo.

Évole recordó cuando el nombre de Simón empezó a sonar con más fuerza hace un año, cuando afirmó que en España sólo había tres o cuatro casos de coronavirus: "Podría haber sido más prudente, pero la situación cambió cuando hubo transmisión comunitaria descontrolada en el norte de Italia". Simón se dio cuenta de que había que actuar "entre el 9 y 10 de marzo", y así se lo hizo saber a Pedro Sánchez, del que recuerda que respondió "con una respiración profunda".

Uno de los aspectos más llamativos de la entrevista se produjo cuando el presentador no dudó en interpelar a su invitado acerca de su ideología: "¿Fernando Simón es de izquierdas o de derechas?", le preguntó sin tapujos Évole.

Pero Fernando fue más allá en su respuesta: "Tenemos que evitar pensar que hay dos grupos diferentes. Somos una población. No entiendo cuando veo posiciones en las que parece como si los grupos más desfavorecidos fueran de otra especie"

El epidemiólogo, aun consciente de que le lloverían palos por lo que estaba a punto de decir, prosiguió explicando su posicionamiento: "Me parece inaudito que se valore a la población por el nivel económico que tiene. Y más sabiendo -y me meterán caña con esto también, como con todo- que el nivel socioeconómico de las familias tiene mucho que ver con el futuro de los hijos. Creo que tenemos que conseguir romper ese círculo vicioso".