YOTELE ha estado una semana en Honduras para conocer todos los entresijos de 'Supervivientes'. El reality de Telecinco nos ha abierto sus puertas de par en par para que conozcamos cómo se hace el programa, uno de los más difíciles de la televisión por su complejidad técnica y la dificultad de orquestar a un equipo de 200 profesionales, que se suman al equipo que trabaja desde Madrid.

El éxito de la edición de 2024 está siendo incontestable, con la emisión de tres galas semanales en directo en prime time, que han llegado a rebasar el 21% de cuota de pantalla. Unas cifras que se han trasladado a las redes sociales, donde se ha convertido en uno de los contenidos mas comentados y que en consecuencia ha generado una enorme polarización, con debates en ocasiones exagerados y críticas de algunos usuarios por decisiones de la organización que no compartían. Algunos han hablado de tongo y de favoritismo hacia algunos concursantes.

Los principales responsables del espacio nos atienden para realizar algunas aclaraciones: "Cuando alguien que no tiene relación con los concursantes y se acuse de que se les está manipulando, pues que expliquen cómo. Estáis viendo cómo se trabaja aquí y cualquiera podría venir a verlo porque no tenemos nada que esconder", asegura Juanra Gonzalo, productor ejecutivo y director general de Cuarzo (Banijai Iberia).

"No creo que para el gran público lo que quede sean esos comentarios, porque entre todos estamos haciendo un gran programa y lo está respaldando con la audiencia. Son críticas menores, que no empañan el trabajo que se está haciendo, del que estamos muy orgullosos. Lo que quiero defender es el trabajo de este equipo, que es honesto y muy de verdad. Por respeto a ellos no voy a entrar mucho más, aunque sí digo que me parece injusto por ellos, porque se está haciendo un buen trabajo en unas condiciones duras durante 5 meses. Pero no tiene ningún sentido", nos cuenta el directivo. "Hay que decir que este programa es duro pero también nos da muchísimas satisfacciones", aclara.

Uno de los comentarios más repetidos es el que les acusa de favoritismo hacia algunos concursantes, algo que les sorprende especialmente: "Es que nos da igual quien gane. Cualquiera de los que están en esta recta final se lo merece, porque se están dejando la piel. Es cierto que hay concursantes que dan más juego que otros, aunque luego alguno siempre sorprende. Pero el casting está muy bien trabajado como para que tengamos perfiles de todo tipo y funcione bien en su conjunto. Nosotros no tenemos favorito ni queremos que gane nadie en especial", explica.

"Que se vaya un concursante u otro no lo podemos decidir nosotros. Tampoco lo haríamos si pudiéramos. Son votaciones del público en una aplicación que parten de unas nominaciones que deciden los concursantes", nos cuenta Ángel Ludeña, director del programa y responsable directo de los contenidos. "El programa está vivo y cuando se produce un abandono y el programa está muy avanzado, pensamos que es injusto traer un nuevo concursante a participar y lo decidimos entres tenemos que reestructurar todo y volver a meter a uno de los que ya habían participado".

Sobre la controvertida salida de Ángel Cristo, explican que la situación ciertamente pudo tener tintes dramáticos: "El inspector de playa nos avisó que Ángel estaba desaparecido e inmediatamente comenzamos a buscarle. Primero el equipo e inspectores, luego un redactor y un cámara y fuimos sumando gente. Es cierto que se sumó la fuerza naval de la zona y también parte del equipo del 'Supervivientes' italiano. Hasta que tres horas y media después, le localizamos en la otra punta de la isla. Aunque él dijo que le encontramos "porque él quiso", finalmente aclaró se llegó a asustar y que llegó un momento en el que se sentó a esperar a que le encontraran porque ya no le quedaban fuerzas para volver", cuenta Ludeña.

Por su parte, Juanra Gonzalo remata la explicación confirmando que la situación fue dramática porque la orografía es realmente peligrosa. "Es una zona rocosa y ellos además están muy débiles, aunque Ángel estaba muy seguro de sí mismo y prácticamente se creía Rambo. Pero no era así y en cualquier momento se podía caer y que su localización fuera muy complicada".