Me aburro. No sé de que hablan, y eso que hablan mucho. De futbol o, con la coña que aplicaba el resabiado AlfonsoGuerra a algunas cosas, de furbo. Tiki-taka no significa nada, no tiene traducción, pero creo haber leído que lo que hoy es el nombre de un programa que emite Mediaset en Energy, una de sus ventanas televisivas, y creo que a veces en Cuatro, fue una expresión que popularizo el recordado Andrés Montes, un cargante locutor de trayectoria envidiable que paso por La Sexta y cuya forma de hablar a mí, que no me hacía gracia, me ponía muy nervioso. He leído por encima y creo haber entendido que tiki-taka es una forma de jugar al balón con pasos cortos, procurando que la pelotita no deje de tocar las pelotas del contrario.

Además, ahora, Tiki-taka es el programa que presenta un tal Enrique Marqués. Entre los espectadores que siguen estos programas, no más que el 3%, hay como un pulso a ver si gana en audiencia Tiki-taka o el clásico Punto pelota, que emite Intereconomía con su presentador de siempre, Josep Pedrerol. A este señor lo conozco porque con él se divirtieron mucho la temporada anterior en El intermedio, pero de buen rollo, hasta el punto de que Thais Villas lo entrevistó en su sección.

Estos programas deportivos son monotemáticos, es decir, furbo, furbo, y furbo, y supongo que, junto al de Los Manolos en Cuatro, o el Jugones, repelente nombre de La Sexta, cada espacio tiene su ideología, que si del Barca, que si del Madrid. Es decir, el pim pam pum de la política, al furbo. Un muermo si no entiendes nada porque no conoces a nadie.