Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

'Estamos muertos': apocalipsis zombi (coreano) en el instituto

La nueva gran apuesta surcoreana de Netflix es un disfrutable cruce de acción gore con los clásicos amores y dramas estudiantiles

Una imagen de ’Estamos muertos’.

Estamos muertos ★★★

Creador: Chun Sung-Il

Dirección:  J.Q. Lee, Kim Nam-Soo

Reparto: Yoon Chan-young, Park Ji-hoo, Cho Yi-hyun, Park Solomon, Lee Yoo-mi

País: Corea del Sur 

Duración: entre 53 y 71 min. (12 episodios)

Año: 2022

Género: Drama / Terror / Acción

Estreno: 28 de enero de 2022 (Netflix)

Con su implantación en Estados Unidos y Europa a punto de tocar techo, Netflix cuenta ahora con la no del todo explotada región de Asia-Pacífico para frenar un poco la desaceleración de nuevas suscripciones. La estrategia es doblemente beneficiosa en el caso de Corea del Sur: las producciones de esta potencia económica pueden llamar seriamente la atención fuera de sus propias fronteras, como certifican bombas del calibre de 'El juego del calamar' y 'Rumbo al infierno'

Netflix planea estrenar en 2022 hasta veinticinco series y películas surcoreanas, diez más que el año pasado. Antes de, por ejemplo, el remake de 'La casa de papel', llega esta semana otra apuesta fuerte: 'Estamos muertos', odisea de terror zombi con paisaje de instituto, un poco al estilo del manga (después anime) 'Apocalipsis en el instituto', pero basado en realidad en el 'webtoon' creado en 2009 por Joo Dong-geun. 

Como en muchos otros ejemplos de fantástico surcoreano, el delirio de género se combina con el realismo crítico. Solo en sus primeros minutos ya hay alusiones a serios problemas de la juventud del país como el 'bullying' y el riesgo suicida asociado al mismo. La serie arranca con la pelea de un grupo de matones con una de sus víctimas habituales, Jin-su (Lee Min-goo), que cometió el error de mencionar al jefe de la banda en su carta de suicidio. En un giro sobrenatural de los acontecimientos, el apaleado parece a punto de convertirse en apaleador. Todo gracias a (o por culpa de) los experimentos que su padre ejerció sobre él para convertir su miedo en rabia.

Este 'mad doctor', el trágico Sr. Lee (Kim Byung-chul), es el profesor de ciencia del Instituto Hyosan, y su singular remedio contra el 'bullying' está en el origen del brote de virus zombi que sacudirá la escuela durante doce episodios surcados por el terror, el amor, la acción o el humor: toda la variada gama de emociones y géneros que caben en una producción surcoreana. 

Despliegues de acción

El guionista Chun Sung-Il tiene la buena idea de tomarse su tiempo en introducir a los personajes principales y no precipitarnos de cabeza en la orgía gore, como sucedía por ejemplo en 'Guerra mundial Z'. En ese sentido y algún otro, como la prevalencia del efecto especial tradicional, la serie recuerda más a 'Train to Busan', citada literalmente en algún momento. Así consigue que el espectador se pueda preocupar por la suerte del ordenado y apocado Cheong-san (Yoon Chan-young); de su vecina, amiga de toda la vida y amor platónico On-jo (Park Ji-hoo), o del exmatón por el que esta última bebe los vientos, el ahora amable Su-hyeok (Park Solomon). No podemos hablar de k-drama sin un buen triángulo amoroso que echarnos al gaznate. O quizá deberíamos decir cuadrilátero: también la delegada de la clase, Nam-ra (Cho Yi-hyun), parece hacer ojos a Su-hyeok. 

'Estamos muertos' resulta bastante efectiva como tragicomedia romántica, pero sorprende y brilla realmente en sus despliegues de acción zombi, lo que tiene su mérito si tenemos en cuenta lo sobreexplotado del subgénero. En su lucha por la supervivencia, los estudiantes pueden hacer servir de todo: arco y flecha (todo un equipo de tiro al arco demuestra su puntería), puertas, extintores o teléfonos móviles que no solo sirven para llamar. Hay 'set pieces' de impacto en todos los escenarios imaginables; una de las mejores, la del comedor, está filmada en un virtuoso plano secuencia cuyos posibles trucajes digitales apenas se advierten

Pero, ¿logrará seducir como lo hizo 'El juego del calamar'? En su contra tiene la inevitable familiaridad de la propuesta. A su favor, la presencia de Lee Yoo-mi (la jugadora 240 en la citada serie) como parte del carismático reparto coral. O la propia mecánica del drama: esto es, al fin y al cabo, como otro gran juego de supervivencia en el que cada vez quedan menos personajes importantes. Menos estudiantes sin recibir ese mordisco fatal. 

Compartir el artículo

stats