Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

'La casa de papel: Corea': una remezcla con atrevido paisaje geopolítico

Hablamos con Park Hae-soo ('El juego del calamar') y Yunjin Kim ('Perdidos'), los nuevos Berlín y Raquel Murillo del 'remake' que Netflix estrena el viernes

Una imagen del remake surcoreano de ’La casa de papel’. Netflix

Las primeras informaciones llegaron en junio de 2020 y sonaban a sueño extraño producto del virus reinante: en Corea querían hacer un 'remake' de 'La casa de papel'. Cuando, en diciembre del mismo año, Netflix confirmaba el proyecto, algunos ondearon orgullo patrio y otros nos preguntamos por qué se rehacía tan pronto una serie tan exitosa en todo el mundo, también en Corea del Sur. En cierto modo, hablamos de un 'mash-up' de los dos títulos de habla no inglesa más populares de la plataforma: 'La casa de papel' a través de 'El juego del calamar', cuyo Jugador 218, Park Hae-soo, aparece aquí como el también malicioso Berlín. 

 

La pregunta es ahora si esta intrigante remezcla, que se estrena el viernes, podrá atraer al público del original o ganarse a los todavía no convencidos. La estructura general de la trama es idéntica. Los personajes no mutan en exceso. Lo que más cambia es el trasfondo geopolítico: en un futuro cercano, las dos Coreas se encaminan a la unificación y la JSA o área conjunta de seguridad ha dado pie a la ZEC o Zona Económica Conjunta, ensayo de cooperación que aloja, entre otras instalaciones emblemáticas, la Casa de la Moneda de la Corea Unificada. 

Esa es la 'casa de papel' estudiada por el escurridizo Profesor (Yoo Ji-tae, el villano de 'Old boy') para llevar a cabo el robo del siglo con ayuda de brillantes peones, todos ellos con las mismas habilidades y nombres de ciudad que en el original. El reparto impone bastante. Además de Park Hae-soo y Yoo Ji-tae, destaca la presencia de Jeon Jong-seo (femme fatale de 'Burning') como Tokio, soldado norcoreana convertida por el capitalismo en ladrona (que solo roba a quien se aprovecha de los inmigrantes). 

La brecha entre ricos y pobres

Park Hae-soo no habla inglés ni castellano con fluidez (conversamos a través de una intérprete), pero al principio de la entrevista dice claramente: "I love Pedro Alonso". Y del mismo modo, según nos explica después a través de una videollamada, adora el personaje de Berlín, "esencialmente por su constante dualidad: por fuera parece muy duro y es capaz de controlar a la gente, pero es fácil entender que oculta mucha tragedia en su interior".

Haber rodado 'El juego del calamar' fue una ventaja y a la vez un problema para Park. Por un lado, "estaba ya acostumbrado a pasar mucho tiempo con la misma ropa en un espacio limitado". Por otro, ese mono rojo le traía crudos flashbacks de ciertos uniformes rosas: "Estaba un poco traumatizado al principio, pero al menos era yo quien llevaba el mono". Las máscaras de Dalí han sido sustituidas por máscaras tradicionales Hahoe de sonrisa tampoco del todo fiable. 

Al igual que en la versión española, el espectador quiere ver triunfar a unos ladrones que no roban en realidad a nadie y que hasta ahora han sido demasiado pobres. "Por desgracia, esa idea de injusticia económica, de la creciente brecha entre ricos y pobres, es algo con lo que se puede identificar gente de alrededor del mundo. En Corea, en concreto, es un problema serio, como se veía en 'El juego del calamar' y como no podíamos dejar de remarcar aquí".

'Poder blando' surcoreano

En 'La casa de papel: Corea', el renovado paisaje geopolítico crea capas extras de conflicto, desconfianza y desarmonía. Surcoreanos y norcoreanos se ven obligados a trabajar, no sin roces, en la unidad policial que debería desbancar a los ladrones. La versión coreana de la inspectora Raquel Murillo no choca con un coronel del CNI: Seon Woo-jin (Kim Yunjin, la Sun de 'Perdidos') se enfrenta al Capitán Cha Moo-hyuk (Kim Sung-oh, visto en 'El hombre sin pasado'), tipo estricto llegado del Ministerio de Seguridad Popular de Corea del Norte

Kim dice de Itziar Ituño, su antecesora, cuyo nombre pronuncia a la perfección, que "estaba increíble en la serie"; por ella, entre otros motivos, encadenó las dos primeras temporadas en un atracón solo interrumpido para dormir ("un par de horas"). Vio la serie en Estados Unidos, donde se mudó con su familia siendo una niña, pero recuerda que en Corea la gente también la ha "devorado".

A la vez, más y más público de todo el mundo devora la cultura pop coreana, algo que llena de orgullo a Kim. El gobierno de su país nunca ha tenido más recursos para desarrollar el llamado 'poder blando' que surge de la influencia cultural en el extranjero. "¿Quién lo habría pensado?", dice Kim. "Crecí sin ver rostros asiáticos en televisión. Cuando entré en 'Perdidos', una publicista de ABC me dijo que esta era la primera serie estadounidense con dos actores asiáticos como regulares. Y era verdad. Ahora, Seúl es el lugar más 'cool' del mundo. Me encanta que este momento haya llegado. Casi todas mis películas son coreanas, empezando por 'Shiri', en la que era una espía de Corea del Norte que se enamoraba de su enemigo [ríe]. Siempre hemos tenido películas y series muy atractivas. Por fin el resto del mundo se ha dado cuenta".

Compartir el artículo

stats