Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un pebetero híbrido para una ceremonia ídem

Un pebetero híbrido para una ceremonia ídem

Un pebetero híbrido para una ceremonia ídem

PLa primera olimpiada de Sudamérica se inauguraba anoche con un es espectáculo creado por el cineasta brasileño Antonio Meirelles (Ciudad de Dios). Cinco años de trabajo para cuatro horas intensas de ceremonia larga y algo híbrida, como su pebetero, el primero de la historia que no contamina.

50.000 espectadores en un Maracaná blindado por los controles de seguridad; 10.500 figurantes y voluntarios; 11.000 deportistas que se disputarán 2012 medallas en 16 días de gloria... Río rompe el típico anillo olímpico y distribuye 32 instalaciones deportivas en varias zonas recuperadas para el disfrute ciudadanos después de los juegos o eso pretenden.

Esta ceremonia no pasará a la historia por su alarde tecnológico, a pesar de utilizar 20.000 proyectores de vídeo sobre la superficie cubierta del estadio (128 x 68 metros de imágenes 4n alta definición.) Tampoco será recordada por ninguna imagen simbólica, a pesar del cuerpazo de Gisele Bündchen desfilando al ritmo de 'La Chica de Ipanema' interpretada por el nieto de JOBIN. Es más, la samba interpretada por Gilberto Gil y Caetano Veloso invitaba más a la melancolía que a la celebración. De hecho, las doce escuelas de samba desfilaban cual procesión sevillana sin poder sambear con gracia sus cuerpos bien cubiertos por formas marinas, diseñados para tapar lo que en febrero sí enseñan.

Está claro que había una consigna, una línea editorial para el espectáculo: nada de alardes, nada de fastos exagerados que no está el país para mucho meneo. El palco de autoridades era lo más parecido a la sala de un velatorio y el cadáver "político" era el gran ausente: Dilma Rousseff. De los 23 mandatarios previstos sólo Holande se atrevió animar en directo a sus atletas.

Con doce veces menos presupuesto que la anterior ceremonia de Londres 2012, Mirealles y su equipo plantearon un recorrido por el origen del país y su defensa del mestizaje. Conquistadores Portugueses y esclavos africanos, emigrantes asiáticos y árabes dibujaban la huella en un gran mosaico donde todos han construido la identidad carioca.

En la segunda escena, la huella dio paso a la urbe y como a través de la creación artística Brasil se reinventa bailando y cantando. Ese gran potencial musical en la ceremonia quedó limitado a una selección muy obvia y a unos arreglos intimistas en exceso.

La defensa del planeta fue otro de los ejes argumentarles, vídeos sobre el cambio climático y sensibilización. Todo muy simple pero muy onírico, el símbolo de la paz y los anillos olímpicos representados en verde. Semillas y el vuelo del primer aeroplano en 1904. Poco protocolo y más ecología. Las imágenes nos dejaban claro que anoche un cineasta nos quería enseñar su país fotógrafa a fotograma, pero no le ayudó el realizador, que se saltaba el eje sin complejos y lo solucionaba con unos cuantos planos aéreos de fuegos artificiales y de paso nos borraba las caras de aburrimiento de las autoridades 'whatsapeando' desde el palco con WIFI.

(Por cierto, ha saltado la noticia de que al campeón del mundo de gimnasia, el japonés, Kohei Uchimura, nadie le dijo que los datos móviles fuera de su país eran muy caros y se dedicó a cazar Pokemons por Rio desde su llegada y le han cascado 4.372 euros en la factura)

Así llegó el desfile de los 206 países y sus bonitos trajes, por momentos pensaba que estaba viendo el Festival Folklórico de Ingenio, hasta que él abanderado de Tonga puso al rojo las redes con su torso aceitoso y nos recordó que el espectáculo mundial estaba ya servido vía internet.

España con Nadal abanderado, salió roja y sonriente, sin miedo al Zika. Nadie saludaba desde el palco, nadie conocido. Nadadores, jugadores de baloncestos, ciclistas de pista y alguna piragüista llenaban la pista como brotes verdes que emergen de la crisis política, económica y moral de nuestro país. Ellos por unos días nos harán olvidar nuestros fracasos con sus medallas.

Entre tantas banderas y niños con plantas en cartucho, hubo un gesto que pasó desapercibido, pero que algunos anotamos. Fue la elección por parte de los organizadores de la modelo transgénero brasileña LEA T para llevar el triciclo anunciador de la representación de Emiratos Árabes. Medalla para la tolerancia y defensa de la diversidad como ejemplo. También medalla para el COI por invitar a desfilar bajo bandera olímpica a una selección de refugiados sirios que fueron los más aplaudidos junto a los anfitriones que cerraron las dos horas de paseíllo por Maracaná. Mucho selfie y miles de besos a cámara entre los deportistas, sonrisas y lágrimas de emoción para dejar grabada una imagen del sueño olímpico a sus nietos.

La ceremonia de Inauguración de Rio 2016, en una noche de verano, aunque allí sea invierno, nos deja un espectáculo discreto, amable y exquisito por momentos. "Celebremos la diversidad". Ese fue el slogan y demostraron que no eran solo palabras.

Un guion cargado de mensajes con una puesta en escena austera, sin grandes efectos pero llena de humanidad, que normalmente es lo que mas necesitamos. El triunfo del clásico 'menos es más' se materializó con ilusión en el estadio de fútbol mas famoso del mundo. Sonó 'Cidade Maravilhosa', Kuerten entró la antorcha y Pelé pidió disculpas por no poder prender el pebetero? Así se presentó Río de Janeiro al mundo, como un Pepito Grillo que nos recuerda que ellos son el último jardín verde del planeta. Esa será durante estos juegos su bandera y su lucha. Ahora comienza otra lucha, la más ejemplar, la que termina con un abrazo al contrincante, esa es la nobleza del deporte, ojalá la guerra de Siria fuera disciplina olímpica y sus muertos solo figurantes. Felices Juegos.

Compartir el artículo

stats