Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Iconoclastia

Con pata de palo

Uno escucha al ministro y alucina en colores. Según Pedro Morenés, quien le falta al respeto al pueblo canario es la diputada socialista Patricia Hernández y no el Gobierno central que ha desoído continuamente a los habitantes de estos peñascos isleños de este lado del Atlántico en materia de prospecciones petrolíferas.

El ministro armero, que ha trabajado toda su vida en empresas bélicas (de casta le viene al galgo), ha tenido sin embargo tiempo para escuchar pacientemente a los otros isleños del Mediterráneo, sin atreverse a rechistar a su presidente balear y correligionario José Ramón Bauzá. Prospecciones: aquí sí y allí no.

Para el ministro de Defensa no hay mejor defensa que un buen ataque. Por eso respondió a la diputada de manera chulesca y displicente, invirtiendo la carga de la prueba.

Según él, la Armada actuó como la Cruz Roja rescatando a la activista de Greenpeace después de haberla embestido, tirado al mar y roto la pierna. El ministro, ese gentleman de altos vuelos, debe creer que las mujeres, como en el caso de Matilde, deben estar en casa y con la pata quebrada. Apoyado por los aplausos inertes de los diputados de su partido, el corifeo nos hizo creer que los militares de la patrullera agresora actuaron como ángeles de la guardia de la italiana.

Morenés piensa que Greenpeace es una asociación ilícita y gamberra llena de piratas con parche en el ojo y pata de palo.

Debe pedir unos prismáticos a la Armada para ver mejor lo que pasa en aguas canarias. Pero que no los use al revés, como hacía Bush, con lo de alantepatrás. Como los calzoncillos de la isa.

Compartir el artículo

stats