Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Solo un minuto

¿Cuándo fue su bautismo?

Amigo Lucas, gracias a nuestros padres que vivían en la montañeta de Tafira por tu parte y en las piconeras de Jinámar por la mía, tú y yo, apenas nacidos, fuimos llevados a las aguas del bautismo.

Oye, me alegra que muchos cristianos empiecen a recuperar la fecha de bautismo, cosa que el mismo Papa nos ha pedido hacer ya que fue ese día el que nos dio la tarjeta de herederos del cielo. Hoy pido a los lectores que abran la Biblia durante unos minutos por Marcos 16:15-16; o por Juan 3, 5-6 para que saboreen lo que es la dicha de estar bautizado.

Hombre, no dudo que muchos lectores saben que el bautismo de niños es una práctica muy antigua y que, desde los primerísimos tiempos en la Iglesia ha existido el bautizar a criaturas a poco de nacer. Ojea los Hechos de los Apóstoles para que en ellos veas que S. Pablo bautizó en la ciudad de Filipos a una señora llamada Lidia, "con toda su familia" (Hech. 16, 15). Y refiriéndose al carcelero del lugar también dice que "Recibió el bautismo él y todos los suyos" (Hech. 16, 33).

Amigo, cuando la Iglesia bautiza a los niños ella entiende que ese es un acto donde se manifiesta la gratuidad del amor de Dios que rodea toda nuestra vida. Hombre, sé que no faltan personas que dirán que el niño todavía no puede proclamar conscientemente esta fe en Cristo y que ante ello surge la pregunta: ¿No sería mejor esperar a que el niño llegue a ser adulto y proclame por sí solo su fe cristiana? Alguien una vez me decía: "Padre, cuando la persona es disminuida mental, ¿se le puede dar el bautismo?"

Amigo, la Iglesia, y muy concretamente los padres y los padrinos, toman el lugar del niño ya que el bautizado no cree todavía por sí mismo, sino por medio de la comunidad cristiana.

Amigo Lucas, perdona que me enrolle hoy pero seguro que habrás oído decir que no es justo imponer a los niños la religión ya que "el niño no puede razonar y que sería mejor el esperar a que él sea un adulto para que opte libremente por el bautismo..." Hombre, a ello yo también pregunto: ¿Verdad que hay muchas cosas que la vida da a los niños sin que ellos lo hayan pedido? ¿Verdad que ellos no pueden elegir a sus padres, no pueden elegir su lengua, ni su cultura...?

Amigo Lucas, no tengo miedo en afirmar, ante muchas cabezas duras que no admiten nada de la religión, que los buenos padres de familia siempre desean comunicar a sus hijos los grandes valores de la vida y para mí la fe cristiana siempre es un regalo divino que se puede dar a los hijos cuando los padres viven conscientemente esa fe.

Oye, no olvido algo precioso de mis años primeros cuando estaba como sacerdote en los Albergues de Schamann. Sí, fue con el chiquillo Pilín de 11 años que un día vino corriendo y me dijo: "D. Paco, écheme el agua bautismal que mi madre, no sé porqué, no me bautizó y yo quiero ser cristiano". Sí, ante la súplica de Pilín sé que lo bauticé a los pocos días y, sin mucho más rollo? ¡Eran otros tiempos! Amigo Lucas, acabo felicitando al policía Francisco Javier Esco que, asombrosamente, se ha ido recuperando en la sección Umi del Hospital Negrín. De verdad que médicos, enfermeros y capellanes que lo visitamos a diario damos gracias a Dios por su recuperación interesante. Amigo Francisco Javier, los que te vemos a diario te damos las gracias por tu sonrisa agradecida cuando pasamos junto a tu cama y de verdad que todo el servicio del Hospital canta contigo victoria por tu recuperación deseando verte pronto en tu servicio policial velando de nuevo por la seguridad de las personas, pero cuidando también de la tuya. Oye, no te olvides de rezar por nosotros que también lo necesitamos, y cuando entres de nuevo en el servicio policial abre el ojo para que no te suceda nunca más un accidente que te obligue de nuevo a venir al servicio de nuestro Hospital Universitario Dr. Negrín.

Compartir el artículo

stats