Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La columna del lector

Irse por los cerros de Úbeda

"Irse por los Cerros de Úbeda" es una vieja expresión española que según Google significa que o bien empieza a divagar o bien intenta evitar responder una pregunta directa, hablando sobre otra cosa no relacionada, estrategia que dominan perfectamente algunos políticos (sic). En este sentido, el Presidente del Real Club Náutico de Gran Canaria, Sr. Bergasa Perdomo, en carta dirigida a los socios con fecha 20 de los corrientes "se ha ido por los cerros de Úbeda" tratando de justificar el injustificable acuerdo de su Junta Directiva por el cual no aceptan la oferta de un grupo de socios que se han prestado a financiar a su costa, la conservación del cuadro del centenario.

Para ello, comenta mi carta del día 17 en LA PROVINCIA, con una serie de divagaciones, que nada tienen que ver con el contenido de mi escrito. Por ejemplo, aduce a mi condición de ex presidente, cuestión que yo, con absoluta premeditación, no he invocado, o trata de explicar la validez de la Junta General de Actividades, que no ha sido cuestionada por nadie, pues mi duda sobre tal acuerdo, que entraña una disminución patrimonial, ha sido exclusivamente circunstancial y no era la razón de mi escrito o trata de infravalorar las cualidades artísticas del cuadro porque está basado en una fotografía. Nada de esto es importante. Lo único importante, que el Sr. Bergasa Perdomo elude de forma manifiesta aclarar es, salvado el escollo económico, por qué razón se quiere seguir con la eliminación del cuadro.

Mientras tanto, el Sr. Bergasa Perdomo puede seguir en los bonitos cerros de la Ciudad de Úbeda, Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, mientras el cuadro del centenario va camino de los cerros del Salto del Negro, para ser enterrado en el basurero.

Compartir el artículo

stats