Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Solo un minuto

¿Ecumenismo?

Amigo Lucas, hoy, finalizando la semana de oración por la Unidad, te escribo sobre el Ecumenismo que no tiene nada que ver con Comunismo como creen algunos medio ignorantes. Oye, cuando miro el pasado todavía recuerdo lo importante que fue el obispo Infantes Florido que fue quien puso en marcha el Templo Ecuménico allá por el año 1971. Estoy seguro de que muchos de los lectores saben que la semana de la Unidad va desde el día 18 de enero al 25, fiesta de la conversión de San Pablo, donde millones de cristianos rezan fuertemente por la unidad de los cristianos.

Amigo lector, si eres cristiano abierto habrás sentido dolor por las actitudes de muchos seguidores del Maestro que no saben escuchar al ser humano que piensa diferente. Sí, con frecuencia usamos mucho el dedo índice para señalar quién ha roto la Unidad pero nos falta usar el pulgar que nos señala a todos nosotros también como culpables.

Oye, ¿verdad que tenemos todos que comprar medicinas que pongan lejos los virus de la división aunque a veces nos cueste entender la verdad que tiene el otro? No me cabe duda de que, cuando uno empieza a escarbar en el mundo de la unidad, se encuentra con cosas interesantes viendo que el motor de ella es el Espíritu Santo que es el que nos empuja a ir dando pasos. Sí, ese mismo Espíritu fue quien invitó a Juan XXIII como a otros papas a dar pasos, a bajar de sillas gestatorias y de púlpitos demasiados altos...

Amigo Lucas, verás que hoy 25 termina la semana de la Unidad que comenzó el 18 de enero. Te confieso que yo sigo creyendo, y no es ofender, que muchos cristianos seguimos siendo unos troncos en esto de la Unidad y que entre ellos no falta algún número de sacerdotes y de obispos que se suelen poner mucho el gorro de doctores y no el sombrero de campesinos y de oyentes de la palabra de Dios. Te confieso que el Espíritu tiene, a mi modo de ver, que trabajar horas extras para cambiar el corazón de muchos pastores de cabezas muy cerradas, que no debieron ser nunca ordenados en el episcopado, ni admitidos como pastores por no respirar el aire ecuménico del escuchar, del callar, y del saber luchar por la unidad de todos los cristianos como pedía Jesús al Padre: "Que todos sean uno".

Oye, hoy felicito a muchos cristianos, católicos y protestantes, al terminar la semana de oración por la Unidad que fue siempre como un gran motor para el despegue ecuménico. No dudo que algunos lectores recuerdan al gran prior de Taizé, Roger Shutz, monje protestante, que siempre invitaba a rezar por la unidad. El sí que fue un campeón de la Unidad y de verdad que me dio mucha pena, cuando un día estando él en oración, una mujer fanática lo apuñaló en el mismo templo donde él oraba. Así son los fanatismos de nuestro mundo. Sí, recuerdo que yo tuve la suerte en el año 1971 de visitar su monasterio en Francia y me alegró ver que siempre él al rezar ponía a un niño a su lado explicando de que así Dios miraba para él de otra manera ya que el niño a su lado hacía de puente frente a tantas preguntas que le hacían los visitantes. Desde este minuto doy gracias también al que fue nuestro obispo D. José Antonio Infantes Florido, que fue quien tuvo la idea grande de hacer el Templo Ecuménico en Maspalomas, esa gran obra que se pudo llevar a cabo gracias a la Casa Condal Alejandro del Castillo y a la ciencia del arquitecto D. Manuel de la Peña y su aparejador Sr. Ulises.

Lucas, termino el minuto saludando a la pastora Barbro Walin que ha dejado unos días el frío de Suecia para recordar sus años como pastora de la Iglesia escandinava en el Templo Ecuménico de Maspalomas, lugar que nos hizo comprender muchas cosas sobre la Unidad. Todavía recuerdo su pregunta estilo bomba: "Paco, ¿tú crees en el Espíritu Santo y te dejas transformar por Él"? De verdad que me dejó durante días mascando en seco. Oye termino el minuto que se me ha hecho largo pero quiero felicitar al amigo sacerdote brasileño Onécimo a quien el Papa, hace semanas, le ha nombrado obispo de Río Grande, en el sur de Brasil. De verdad que aun recuerdo los tres años que en la Diócesis de Criciuma trabajamos juntos en la formación de jóvenes filósofos y teólogos que querían ser sacerdotes. A él que tenia chispa evangélica le envío mi felicitación deseándole que los problemas que pueda tener como obispo no le hagan úlceras como cuando éramos formadores en el Seminario de Criciuma. Querido Onécimo, que Dios te bendiga y que seas sencillo con todos y en especial con los sacerdotes animándoles a ser pastores auténticos. Te deseo que sigas siendo el gran hombre de fe y que no uses muchos gorros ni trajes llamativos ya que sólo la sencillez es capaz de llegar hoy a donde pocos llegan. Cuando quieras vestir como obispo fíjate en Pedro Casaldáliga y verás que hasta más barato sale el tema. Amigo, desde islas Canarias te felicito en brasileiro: ¡Parabens, querido Onécimo, com muita felicidade desejandote que o Senhor te abençoe com a paz que abre sempre caminhos no campo ecumênico como vemos hoje día 25 com a conversão de São Paulo!

Compartir el artículo

stats