Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Desde mi noray

Un acuerdo, pero con dudas

La semana que ha terminado nos ha traído la buena noticia, por lo que respecta al puerto de La Luz, de un acuerdo denominado "histórico" a decir de los protagonistas, en este caso de la Autoridad Portuaria, empresas estibadoras y estibadores, en torno a hacer posible que la Sociedad Anónima de Gestión de Estibadores Portuarios (Sagep, antigua Sestiba), que engloba a 469 trabajadores en la actualidad, no fuera a una concursal ó quiebra, con las consecuencias que ello supone para el futuro de nuestro recinto, sobre todo para el negocio de los transbordos de los contenedores.

Una prueba de la gravedad de la situación es que en los seis últimos años, el Puerto de Las Palmas ha dejado de manipular 400.000 contenedores en el tránsito internacional, como un castigo a nuestros altos costos en relación con otros puertos que han ido surgiendo en el entorno, caso de Sines (Portugal) o Tánger Med (Marruecos) que nos han ido dejando fuera de juego.

A la vista de este acuerdo cabe hacerse esta pregunta: ¿Volveremos al ritmo que alcanzamos en el 2008 con 1.352.000 contenedores?

Mucho tendrían que cambiar las cosas para que seamos más competitivos, toda vez que en poco tiempo el panorama mundial del transporte marítimo de contenedores ha dado un cambio espectacular en el fondo y en la forma, que deja en fuera de juego al Puerto de La Luz, desde la alianza de navieras hasta el gigantismo de los barcos capaces de mover hasta 18.000 Teus, lo cual ha obligado a seleccionar a determinado puertos para sus operaciones. En el caso de España, sólo Algeciras, Valencia y Barcelona.

Así que con muchas campanas que echemos al vuelo, los caminos de este negocio van por otras rutas y la gran oportunidad que hemos tenido la hemos desaprovechado en cuatro años de disputas entre las partes con pleitos cruzados, sin que supiéramos prepararnos para hacer frente al gran cambio que se estaba produciendo a nivel internacional. Y es que la estiba ya no es la misma.

Compartir el artículo

stats