Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Opinión

Desbandada general

Mientras el consejero de Deportes del Cabildo Insular, Lucas Bravo de Laguna está henchido en sí de gozo por el éxito del VI Disa Gran Canaria Maratón, ahora llega la denuncia de la empresa Top Time Canarias, sobre las irregularidades cometidas por otra empresa venida de afuera para controlar los tiempos de los participantes.

Es muy grave esta denuncia de la empresa grancanaria, cuyo titular es Pablo González Cardona, muy conocida en Canarias por la gran cantidad de eventos en los que interviene, siempre con la seriedad y eficacia que nos tiene acostumbrados. De aceptarse, por parte de la Real Federación Española de Atletismo, esta denuncia resultaría que todas las marcas que han realizado los 6.136 participantes no tienen validez. Atletas que han venido de otros países y de la Península verán como se van al traste los tiempos que han invertido, y no digamos de los de aquí.

Lucas Bravo de Laguna debe reflexionar y mirar de cerca a las personas que están en la organización del maratón y quién de ellas tuvo la 'feliz' idea contratar a esta empresa peninsular. No es la primera vez que esto ocurre. Recuérdese que hace algunas ediciones otra empresa de la Península trajo unos dorsales para los participantes que se mojaron y se hicieron trizas. Estamos de acuerdo en que se traigan empresas de afuera si mejoran a las de aquí y que nosotros sepamos, la compañía Top Time Canarias siempre ha hecho un trabajo eficiente con excelentes resultados, por lo que resulta lógica su denuncia, porque se entiende que se ha obrado de mala fe.

También Lucas Bravo de Laguna tendrá que mirar con lupa la labor del director de la prueba, porque lo que ocurrió con los atletas en silla de ruedas, con Rafa Botello a la cabeza, no tiene perdón de Dios. Por otro lado, los puntos kilométricos, referencia para los participante,s no existían en algunos puntos. Un presupuesto elevado para tan pocos resultados, entre lo que sólo se se salvan la intervenciones de los africanos, el pundonor de José Carlos Hernández y Pablo Villalobos -que siempre dan la cara- y la presencia de la plusmarquista mundial de maratón, la británica Paula Radcliffe, que estuvo presente en todos los actos e incluso se permitió participar en la carrera de 10 kilómetros. Unas intervenciones bastantes rentables de cara al espectador.

Pero de lo que estamos segurow es que en este circuito, tal como está diseñado para promocionar la ciudad nunca, se bajará de 2 horas 10 minutos, a menos que se traigan corredores africanos -de 2 h. 4 minutos a 2 horas 7 minutos-, que podrían tener margen para bajar de 2 h. 10. Pero reclutar a estos africanos cuesta mucho dinero, por lo que el presupuesto de 930.000 euros, que ya de por sí ha sido criticado por elevado, se quedaría corto.

En fin que podríamos estar escribiendo de este DISA Gran Canaria Maratón mucho más tiempo. Está claro que ante esos fallos -y otros más- hay desbandada general en la organización y nadie aparece para asumir sus errores en sus respectivas parcelas. De todas formas creemos que puede ser provechoso que el director de la prueba pueda desplazarse a Sevilla para presenciar el maratón que se corre allí el 22 de febrero, y en el que participa el lanzaroteño José Carlos Hernández, para que coja muestra de lo que allí acontece y a buen seguro que ganaría con ello de cara al futuro.

Compartir el artículo

stats