Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Artículos de broma

Meca y Medina

Marca España son las empresas españolas que amplían el canal de Panamá y el consorcio que construye el AVE de Medina a la Meca, camino ferroviario de Mahoma bajo ecumenismo contractual. Marca España es que el gobierno español pone la cara, dinero y propaganda, las empresas ponen la obra y recogen los beneficios y, si hay problemas, el gobierno español vuelve a poner la cara y lo que haga falta. La marca España que son las grandes constructoras con teléfono rojo con el ministerio, tiene problemas en cuanto salen de España. Pasó en Panamá y pasa con el consorcio que traza esta infraestructura musulmana para la fe de alta velocidad. Los árabes quieren que el AVE no llegue con retraso y se quejan de que no tienen un interlocutor sino 12, que son igual a ninguno. No hace falta ser saudí para exigir una persona con la que hablar, trasladarle quejas, exigirle compromisos. Cualquier día se acudirá a Juan Carlos, rey padre, allá donde se encuentre, para que intervenga, movido por el patriotismo y los gastos de gestión.

La ingeniería, que tiene la obligación de ser ingeniosa cada día, estrenará sistemas de contención contra las tormentas de arena y las dunas. ¿Tiene la marca España experiencia en arena de desierto en movimiento? Bueno, hubo españoles republicanos en la construcción del ferrocarril transahariano que nunca se acabó porque la arena enterraba la vía. Un documental de La 2, Cautivos en la arena, realizado por Joan Sella y Miguel Mellado, cuenta esa historia. También la primera parte de Los surcos del azar, la historieta de Paco Roca, en la que Miguel, que salió del puerto de Alicante hasta Orán, trabajó junto a judíos, musulmanes, antifascistas, franceses, polacos e italianos a destajo, a cincuenta grados y a diez bajo cero, sediento, comiendo más arena y moscas que rancho, durante tres años, hasta que pudo regresar a Europa. Pero esta gente no era marca España.

Compartir el artículo

stats