Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Al azar

El CIS apuntala a Soraya y apuntilla a Sánchez

El salomónico CIS se ha encontrado con un sondeo crítico por agónico para Rajoy, un candidato inservible con un 2.2 de valoración personal y un 86 por ciento de encuestados a quienes inspira "poca o ninguna confianza". Para maquillar este descalabro, se han encadenado dos jugadas maestras, apuntalar a Soraya como relevo del PP y apuntillar a Pedro Sánchez como alternativa del PSOE. En cuanto a Podemos, bien, gracias.

Ayer se escenificó la perversión de los titulares instantáneos. La obligación de comentar un sondeo del CIS con un millar de datos en el tiempo que se necesita para ojear su portada, facilitó el énfasis en el hundimiento de Sánchez. No importa que su valoración de 3.7 supere en un cincuenta por ciento a la de Rajoy, ni que su PSOE?aventaje al PP en "voto decidido más simpatía", ni que el bipartidismo PP/PSOE en desuso apenas conquiste las mismas voluntades que Podemos a solas. Se trataba de inscribir la encuesta en la narración dominante, que coloca la cabeza del secretario general socialista en la bandeja de Susana Díaz.

Una vez forjado el titular de mediodía, su temperatura no será rebajada por la frialdad analítica. Ya nadie reparará en que dos de cada tres españoles aseguran que "con toda seguridad, no votarían nunca" al PP, en tanto que PSOE y Podemos suscitan mayores simpatías. Ejecutado Sánchez, se olvidará que el porcentaje de voto asignado artificialmente al PP, 27.3, coincide con la minoría que piensa que la economía mejorará durante este año, 27.8. Y se olvidará que con estas cuotas queda descartado un Gobierno conservador, máxime cuando por cada español que se confiesa de derechas, hay tres alineados a la izquierda.

Con las artimañas numerológicas, el CIS ha logrado camuflar un titular del sondeo menos dramático para el PSOE. En concreto, "España será gobernada por quien decida Pedro Sánchez", aunque no necesariamente por el apuesto líder socialista. El barómetro también sentencia que Rajoy solo podrá repetir mandato con la aquiescencia del PSOE. Y a este pacto se han consagrado las fuerzas vivas pero desfallecientes del país.

"Hagan como yo, no se metan en política" reza el eslogan heredado por Rajoy de épocas olvidadas. No contaba con Podemos que, en pleno descrédito de la política, ha logrado que uno de cada cinco españoles haya decidido votar firmemente a Pablo Iglesias, por muchos huecos que se detecten en el currículum de Monedero. Se llega así a la segunda baza insinuada por el CIS. En un Gobierno reseco, la vicepresidenta Soraya obtiene un grado de conocimiento equivalente a tres ministros juntos, y una valoración que triplica a Wert. Candidata, candidata.

Compartir el artículo

stats