Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Desde mi noray

Un paredón que afrenta

Las fiestas del Carnaval han traído un año más las máximas representaciones en Las Palmas de Gran Canaria a la zona del Parque de Santa Catalina, con ese espectacular escenario que se viene colocando en los últimos años y que cierra durante varias semanas la entrada y salida al muelle de Santa Catalina por la parte central, obligando a los turistas y residentes al desvío en su recorrido, bien por las calles de Nicolás Estévanez o por la de Luis Morote.

Si este macroescenario lo contemplamos desde el muelle, la vista es horrorosa, sobre todo para los miles de turistas que llegan a nuestra ciudad en los cruceros, apareciendo un panorama más cerca del tercer mundo que otra cosa, dándole una bienvenida a nuestros visitantes para no volver más.

Es un contrasentido que nuestro Ayuntamiento se haya volcado por adecentar el entorno, remodelando el Parque de Santa Catalina con la Casa del Turista y la tienda Fataga, y peatonizando parte de la calle de Luis Morote y el acceso hasta el Centro Comercial El Muelle para brindar a nuestros visitantes una agradable acogida, y le coloquemos a continuación este paredón que, visto desde el recinto portuario, es toda una afrenta. Además con esta decisión se arrincona al Museo Elder de la Ciencia, estrangulándolo con todas las consecuencias, un año y otro, despreciando su labor como si fuera un estorbo.

Entendemos que nuestro Ayuntamiento tiene que replantearse esta situación, ya que en los primeros años se podía aceptar como una provisionalidad, pero al darle carta de naturaleza estamos acotando toda esta zona, que niega la mayor acogida al turista que arriba a la ciudad en los viajes de placer por la puerta principal, que no es otra que la situada entre los edificios de Elder y Miller. Por ello no podemos pintar de bonito unos lugares próximos, y luego hacer una auténtica chapuza con la trasera de este escenario, que es todo un canto al mal gusto de cara a quienes llegan por la vía marítima. Lamentable.

Compartir el artículo

stats