Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La columna del lector

Yeremi: ¡algún día tendrás que volver!

Todavía colea desgraciadamente el caso de este niño, cuando jugaba al lado de su casa, como lo hacen muchos, y que nos dejó estupefactos, produciendo un gran impacto en la sociedad grancanaria, ante lo que a todas luces suponía un caso de rapto. Su madre, Ithaisa, nos sigue solicitando que colaboremos con ella. Que cualquier indicio, por pequeño que sea, pueda llevarnos hacia el paradero del pequeño, que ya tiene que ser un hombrecito al llevar ya ocho largos años desaparecido.

No dudamos que nuestra prestigiosa policía está trabajando en la investigación hasta la extenuación; el caso lo requiere ante el oprobio cometido hacia esta familia. Un sufrimiento en especial de su madre, pues madre sólo hay una. Ha seguido luchando, con su capacidad de tirar hacia adelante con su familia.

En otra carta anterior que me publicaron, sentí la misma emoción por este tema que te llega directamente al corazón en especial de los que somos padres, y que ojalá Dios le dé la astucia para que pueda huir de sus captores, si no es descubierto antes por la policía que sería lo conveniente. La mayoría de las personas de bien que todavía estamos con la esperanza de que aparezca como el hijo pródigo, al que sus padres esperan, aunque en este caso en contra de su voluntad de lo que dice la parábola (Lucas 15:11-32) de la Biblia. Y que no tengamos que lamentar nada malo. ¡Mucho ánimo tenemos que darle a esta familia!, apoyarles desde el optimismo. Y que los organismos públicos, sobre todo el ayuntamiento donde residen dé todo su apoyo, como es de obligado cumplimiento en las sociedades avanzadas y de progreso, como espero que sea el caso. Yeremi tiene que volver a estar de nuevo con su familia, y que el infortunio les arrebató, ensombreciendo sus vidas. Pero ya lo decía Bertolt Brecht, dramaturgo y poeta alemán, en una de sus frases célebres que resumo: "Hay hombres que luchan un día y son buenos... (y termina)... Pero hay los que luchan toda la vida, esos son los imprescindibles".

Las Palmas de Gran Canaria

Compartir el artículo

stats