Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Turismo necesita políticos que velen por sus intereses energéticos

La Federación de Empresarios de Hostelería y Turismo de Las Palmas (FEHT) exige al Gobierno de Canarias la aprobación urgente de un Decreto que permita la implantación de la energía de aire propanado para ser utilizado por los establecimientos turísticos de toda Canarias. El aire propanado sustituiría al gasóleo, propano y la electricidad, energías caras y contaminantes que incrementan los costos del sector turístico. Su implantación supondría un ahorro de hasta el sesenta por ciento en la factura de combustible en los establecimientos turísticos.

Mientras se dirimen otras cuestiones políticas de mayor calado para instaurar el gas natural en Canarias, el cual lleva décadas de paralización incomprensible, los empresarios abogamos por otras alternativas que abaraten los costes y permitan mantener la competitividad del sector.

Competitividad es la palabra clave para que nuestros representantes políticos canarios resuelvan de un plumazo cualquier problema, además de cumplir con la eterna exigencia al empresariado de hacer más competitivo al sector. Pero la realidad siempre nos lleva a un punto muerto donde todo es susceptible de obstaculizarse, como llevamos comprobando tristemente a lo largo de esta última legislatura.

Sus hechos contradicen sobremanera su reiterada petición ya que, lejos de aportar soluciones que están de su mano, ralentizan y obstaculizan cualquier avance que pueda beneficiar los altos costes que asume el sector. Lo malo es que a la hora de la verdad, "una cosa es prometer y otra cosa es dar trigo"?

Gran Canaria lleva esperando por la instalación del gas años. A falta de que se resuelvan los sempiternos e impresentables problemas políticos sobre la instalación en Canarias de esta fuente de energía, completamente desarrollada en el resto del territorio nacional, con el consiguiente ahorro de emisiones de carbono a la atmósfera, el importante descenso de costes para los ciudadanos y para las empresas de todos los sectores que necesiten energía calorífica para producir sus productos o servicios, la hotelería grancanaria sigue luchando para conseguir los mismos beneficios que ya se disfrutan en Tenerife.

Hasta el momento, en la hostelería se están asumiendo costes desorbitados en la utilización de fuentes de energía contaminantes y mucho más caras para el funcionamiento de servicios básicos como la producción de agua caliente sanitaria, la climatización de las piscinas, el funcionamiento de las cocinas y los hornos, todo ello en los hoteles y restaurantes de las Islas.

Los empresarios turísticos consideramos que los ahorros entre este tipo de energía y la tradicional de gasóleo, propano y electricidad son importantísimos, y no nos es posible acogernos a ellos. De nuevo se muestra una continua "pérdida de competitividad" con respecto a otros destinos turísticos del territorio nacional.

Como alternativa al gas natural y, mientras se resuelven los problemas estrictamente políticos para la instalación en todas las Islas, la alternativa del "aire propanado" solo se está desarrollando en el sur de Tenerife. Se están empezando a instalar en hoteles de Adeje, con importantes ahorros para los hoteles e instalaciones de ocio, como el Siam Park. Sin embargo, no es posible en el resto de las Islas. Resolver este problema es tan sencillo como publicar un Decreto del Gobierno de Canarias adaptado a la Ley de Hidrocarburos Nacional. Algo bien sencillo y que el Gobierno de Canarias ha sido incapaz de llevar a cabo.

De nuevo, "el dar trigo" se convierte en una complicación que, además discrimina a unas islas de otras, perjudicando a las que no tienen la oportunidad de extender este tipo de energía por todo el territorio. Resolverlo propiciaría una mayor competitividad de las empresas canarias y, por otro lado, ofrecería a todos los canarios las mismas condiciones sin perjudicar a unos y beneficiar a otros.

Compartir el artículo

stats