Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Solo un minuto

¿Por qué gritan los pobres?

Amigo Lucas, desde el minuto de hoy felicito al Istic, sí, al centro Filosófico y Teológico de la Diócesis, por la celebración de las XI Jornadas de Teología que tenían este año un título bien llamativo: Clamor por los pobres. Sí, los pobres que son hoy más numerosos que ayer y que gritan más fuerte que otras veces nos piden que les escuchemos porque necesitan tener algo para vivir. Amigo, de verdad que los pobres cuando manifiestan su dolor mueven todos los corazones de los que tienen todavía oídos sensibles. Ciertamente que esta vez lo hicieron a través de las XI Jornadas de teología celebrada en el Instituto teológico de las Islas canarias que se encuentra en el Campus universitario de Tafira. Oye, déjame que te pregunte: ¿verdad que cuando no somos conscientes del sufrimiento que está a nuestro lado podemos afirmar sin ninguna duda que estamos enfermos del espíritu? Pienso que todo ser humano que es sensible no puede pasar de largo por los mundos de la pobreza que le rodea y por eso te pido hoy que abras los ojos para que veas en nuestro mundo a millones de personas que no conocen otra realidad que el sufrimiento, la miseria, la explotación y las falsas promesas... Lógico que Teresa de Calcuta se atreviera a decir que la gran pobreza de nuestro mundo es la enorme pobreza de no conocer a Cristo que es único en saber abrir el corazón para amar y para ayudar a los pobres. Amigo, te pido que abras los ojos para que veas que las pobrezas de hoy son muchas y bien variadas.

¿No crees que la crisis económica que toca hoy a países enteros mata la esperanza de millones de personas que están tiradas por el suelo...?

Oye, te invito a repasar el Concilio en su escrito Gaudium et Spes donde nos dice que este nuestro mundo presenta motivos de tristeza pero también de alegría y de esperanza porque en él hay semillas de vida, de verdad y de amor... Amigo Lucas, echa una mano desde el Cielo enviando toneladas de ánimo sobre mucha gente que quiere luchar a diario contra enfermedades de egoísmos e injusticias que entran en nuestra vida diaria... Animo a los amigos lectores a conseguir las charlas que hubo en Tafira del 2 al 6 de marzo en esas XI Jornadas de Teología tituladas Clamor por los pobres. Déjame decirte también en confianza que, si muchos de nosotros no cambiamos en la forma de vivir y de pensar, tendríamos que pasar cuanto antes por quirófanos de sensibilidad para que nos arreglen piezas que nos faltan para así poder ser más sensibles ante el dolor de los hermanos que sufren hoy cerca y lejos de nosotros. Oye, te animo a tener esperanza y a tener mucha sensibilidad para enfrentarnos con más fuerza a esos graves problemas que nos rodean por todas partes. Lucha a diario en la misión por ser solidario y pide al maestro Jesús que te afine a diario los oídos y el corazón para escucharle mejor lo que sigue diciendo: "Tuve hambre y me diste de comer..." Amigo, te aseguro que sueño a diario para que llegue el día en el que todos podamos vestirnos con la palabra solidaridad que expresa siempre la realidad de hermanos que se quieren de verdad y que conviven con gestos de igualdad, de fraternidad y de ayuda mutua... Le pido a Dios que la solidaridad siga recuperando lugar entre las distintas esferas sociales para ser todos más hermanos. Deseo que nos contagiemos con la fiebre de la solidaridad para que se despierte en cada uno de nosotros la conciencia del compartir la carga pesada que llevan a sus espaldas los hermanos necesitados. Amigo, ¿por qué no revisas tu solidaridad a ver si ella está viva con las personas necesitadas que están viviendo a tu lado?

Oye, acabo el minuto de hoy felicitando al Instituto de Teología de Tafira por las preciosas jornadas de esta semana y por el arte de ir sembrando día a día la semilla del Nazareno, la del gran Maestro de Galilea, la del divino Profe que supo dejarnos el Evangelio como el mejor audífono para conectar con Él y desde Él con los necesitados.

Compartir el artículo

stats