Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El análisis

En buena onda

Mi amigo Alejandro de Ramón es la envidia del grupo de whatsapp de padres del cole porque es capaz de "echarle cara" y hablar en público sobre cualquier tema sin cortarse un pelo, aunque no sepa de qué vaya el mismo. Para la gran mayoría de los mortales supone un gran problema tener que hablar en público, y no digo en grandes foros sino en clase ante la pregunta de un profesor, a la hora de exponer un trabajo o simplemente en una reunión de padres o de leer en la boda de un amigo.

Pero esto que nos ocurre a la mayoría de los españoles tiene un motivo y es que el buen orador no nace sino que se hace, salvo algunos privilegiados como Alejandro, que como decimos en el grupo, "tiene más cara..." Y es que en España no nos formamos como oradores, no hay una asignatura que se denomine Hablar en público o similar, aunque sí que hay algún criterio de evaluación en el currículo español que a veces se valora de aquella manera porque lo que prima es aprobar el examen escrito.

Lo que está claro es que en nuestro país, en general, no potenciamos la expresión oral. Los exámenes orales casi nunca son una alternativa cuando deberían ser el pan nuestro de cada día. ¿Cuántos médicos, profesores, farmacéuticos, arquitectos, fontaneros, electricistas, abogados, e incluso vendedores nos hemos tropezado en nuestra vida diaria y les entendemos de la misa la mitad?

En Estados Unidos por ejemplo esta realidad es radicalmente diferente ya que entre los 14 y 18 años existe una asignatura optativa denominada Public Speaking o una liga de debate conocida como Speech and Debate en la que participan cientos de miles de estudiantes cada año. En la universidad se continúa trabajando el hablar en público donde las facultades pagan a jóvenes promesas del deporte cursos conocidos como Media Training consistente en enseñar dotes comunicativas a los alumnos para que sepan responder bien delante de las cámaras.

Esta ha sido una de mis mayores preocupaciones a lo largo de mi carrera profesional, que mi alumnado sepa hablar en público, que sepa vender su producto, que se exprese de manera adecuada ante sus iguales. Una de las herramientas que más me ha ayudado en esta labor de mejora de la comunicación lingüística es la radio escolar a la que cada día en Canarias se suman más centros educativos. El objetivo principal de la radio escolar es conseguir un espacio en el que nuestros alumnos y alumnas puedan expresarse y comunicarse con su entorno más inmediato, el aula, el centro, el barrio o allá a donde las ondas de la radio lleguen, aunque no deja de ser una buena oportunidad para lograr un mayor desarrollo de su competencia lingüística, su creatividad y su espíritu colaborativo.

Los objetivos que me he planteado con la radio escolar son integrar, a través de este medio, las diferentes áreas del currículo escolar, de tal forma que las palabras sirvan para que el aprendizaje significativo se convierta en realidad y se desarrollen en mayor grado las competencias básicas, expresarse con libertad, defendiendo sus propios criterios, respetando al otro y sus diferencias, desarrollar la creatividad en el proceso de generación de los programas radiofónicos y que sean capaces de recabar información con independencia y audacia, desarrollando el espíritu investigador.

Pero para nosotros los profesores utilizar la radio no es solo un recurso motivador ante el trabajo escolar y el aprendizaje y una herramienta genial para realizar un trabajo conjunto con el resto de la comunidad educativa sino una oportunidad para integrar a las familias en la escuela.

Quiero terminar con las palabras de uno de los gurús de la educación mundial como es Richard Gerver, al que tuve el placer de escuchar en su última estancia en la isla donde nos decía a los allí presentes: "Las grandes empresas ya no buscan personas con títulos sino con habilidades". Y yo diría, aprovechando que hablamos de expresión oral "tener un título universitario y no saber comunicarse es como irse a Japón sin idea de japonés", de poco nos servirá.

(*) Asesor CEP Telde. Consejería de Educación Gobierno de Canarias

Compartir el artículo

stats