Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Dinero y poder

Los protagonistas a un lado y otro del campo de batalla están sobrados de sinrazones para atrincherarse en sus posiciones a favor o en contra de la huelga. Las esgrimen en pomposos comunicados aunque caben resumirse en dos: dinero y poder. O en solamente una: más poder para lograr más dinero.

El tan reclamado Real Decreto que regula la venta de los derechos televisivos se ha convertido en el caballo de batalla. De solución a problema. En cuanto unos y otros han echado un vistazo a las nuevas cifras barajadas -no menos de mil millones por temporada- han levantado el vuelo de las exigencias, de las reclamaciones.

Del "y yo más" y el "a mí más". Villar contra Cardenal en esa pugna de poder, en ese intento del virrey del fútbol de hacer de Las Rozas su cortijo. El éxito de La Roja se tradujo en millones y ahora que menguan tampoco quiere rendir cuentas de las subvenciones. Villar como señor de la guerra... futbolística, con Rubiales (AFE) de aliado como Tebas (LFP) lo es de Cardenal y su Consejo Superior de Deportes. Unos y otros poniendo como escudo al fútbol más modesto, a los mileuristas del balón de los que sólo se acuerdan cuando truena. La gallina aún no puso el huevo, de oro, y ya quieren freirlo. ¿Y los aficionados? ¿Y las televisiones? Ajo y agua.

Compartir el artículo

stats