Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La ciberesquina

Conducir diferente

Hace muy poco descubrimos que, en efecto, hay nuevas formas de comentar un gol. Por ejemplo. La tendencia #estaslocoLionel arrasó en Twitter hace unos días para loa digital de la papa de Messi al Athletic en la final de Copa. Acontecimiento deportivo, por cierto, para el que las redes sociales ejercieron de barómetro instantáneo a la hora de calibrar la muy comentada pitada al himno nacional. Hay una suerte de colonización cultural en ambos fenómenos: la internet social ha consolidado su condición de altavoz de la opinión pública. Es cada vez más difícil entender el fútbol hoy, por poner un caso, sin los contenidos que genera en las redes.

Ese patrón colonizador de la red nos cambia la percepción de lo analógico. Del balón... o de los coches. La compañía Tesla lleva años anticipando una revolución del mercado con sus ingenios eléctricos. Y poco a poco lo está logrando. En Apple, donde acaban de calificar sin pudor al automóvil como "el dispositivo móvil definitivo", parece que se están pensando muy en serio entrar en el negocio de los coches eléctricos. Eso se rumorea con cierta insistencia en los medios especializados desde que comenzó 2015. El Jefe de Tesla, Elon Musk, no ha reaccionado como un competidor al uso: "Sería genial", apuntó. Munsk, un listo donde los haya, es consciente de la enorme pegada de la marca de la manzana. No sólo en un contexto puramente tecnológico, sino como verdadero icono de modernidad, calidad y estilo entre el público llano. En el momento en el que Apple decida producir un vehículo semejante pondrá el foco justo en lo que hace Tesla. Y es muy posible que el mercado se expanda y hasta mute para cambiar, de nuevo, nuestra cultura. Y conduciremos... otra cosa.

Las últimas dos décadas están llenas de alteraciones de ese corte en nuestros hábitos. En nuestras comunicaciones, principalmente. Mails, SMS, guasaps... La tele a la carta. El DNI electrónico. O la gestión digital de nuestra cuenta bancaria. No es que la tecnología nos renueve el mobiliario o amplíe la carta de electrodomésticos imprescindibles. Es que cada día nos hace pensar diferente, consumando uno de los primeros eslóganes de Apple. ¿Un coche? Si fabricaran tostadoras también nos cambiarían el desayuno.

Compartir el artículo

stats