Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fernando Canellada

Fernando Canellada

Periodista

Victimismo no, es justicia

Fernando Clavijo, que ya ha sido recibido por el rey Felipe VI, se encuentra hoy con Mariano Rajoy en el palacio de la Moncloa. Será, todo parece indicar, su primer y último encuentro oficial en esta legislatura que se termina en diciembre. El presidente canario asiste a la reunión bien informado, documentado al detalle y arropado por sindicatos y patronal. Poco más se le puede pedir. Rivero nunca viajó con ese equipaje a Madrid. Por una parte conoce hasta el extremo las necesidades de Canarias. Y por otro, ha tenido la oportunidad de conversar este agosto con José Manuel Soria, líder del PP insular, y uno de los nombres fuertes del consejo de ministros. Se habrá podido informar de hasta dónde llegará el esfuerzo económico y financiero del Gobierno de España con las Islas. Si hay que repasar lo adelantado por el propio Soria, las mejoras de los presupuestos generales del Estado para Canarias no satisfacen a nadie. Ni a Gobierno canario ni a oposición. Lo que se sustancia en esta cumbre más bien es el fuero y no el huevo.

Mariano Rajoy conoce el Archipiélago y también dispone de pormenorizada información de lo que ocurre en las Islas en todos los ór- denes. En su agenda se apunta ya una próxima visita a una tierra que le ha distinguido con alegrías electorales, aunque no precisamente en los últimos comicios autonómicos.

Nos hallamos ante el inicio de una nueva fase, de un nuevo ciclo de esta tensión tan secular que se representa como Canarias-Estado. Por eso en esta hora, cuando acude a la capital del reino un presidente canario que no se mira en el espejo político de Artur Mas, se hace más necesario un ejercicio de generosidad por parte del Gobierno de España. No es victimismo, aunque, es cierto, puedan practicarlo algunos políticos del cuanto peor mejor. Como también lo pueden pensar algunos de los que siguieron el encarcelamiento de la abuela Josefa de Fuerteventura y el indulto de Rajoy. No es victimismo. Es justicia.

Compartir el artículo

stats