Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Dos veces breve

Si pincha no es 'seny'

Aburre la enésima discusión sobre si Cataluña es o no es una nación en la víspera del 11-S de 2015, y en vísperas del 27- S. Caramba, la cuestión no es esa, ni lo ha sido nunca, la cuestión es si el destino de cualquier nación es convertirse en un Estado, como defiende el nacionalismo. O sea, que el asunto está en el "ismo", en la exacerbación de la nación hasta configurar un poder exclusivo y excluyente.

Es lo que ocurre más o menos con el ego. Todos tenemos el nuestro, y si no lo tuviéramos no seríamos gran cosa, pero si lo exageramos nos convertimos en egoístas, y en un peligro para el vecino. Tampoco creo que el asunto pueda afrontarse desde el punto de vista de los derechos. Un derecho suele tener la propensión a ser entendido como absoluto, y si se le pega el dichoso "ismo" aparece el absolutismo. Absolutismo, nacionalismo, egoísmo, pinchan ya con sólo pronunciarlos.

Compartir el artículo

stats