Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El callejón del gato

Les clavegueres de l'estat

He titulado la presente columna como "las cloacas del estado", del estado catalán como algunos por aquellos lares les gustaría decir y, por esta vez sin que sirva de precedente, lo denomino de esta guisa para dar énfasis a las verdaderas razones por las que se ha guardado un sospechoso silencio sobre los casos de corrupción en Cataluña desde hace varias décadas.

Tantos años de impunidad por parte de los empresarios que han estado implicados en el 3% de mordidas sobre contratos con la administración de convergencia democrática de Cataluña así como con el govern catalán.

La pasada semana el tesorero de CDC fue a parar a la cárcel por orden judicial en una investigación que ya dura mucho tiempo. Pero, ¿por qué ha durado tanto? El pacto de silencio ha sido el denominador común para guardarse las espaldas entre corruptos y corruptores.

La posición en que se encuentra el presidente de la Generalitat en funciones no es la más adecuada para abordar su reelección ya que a sus socios de la CUP parece no interesarles que Artur Mas encabece ningún proceso de independencia, por aquello de guardar las apariencias. ¿Pero qué hace la ciudadanía que asiste asombrada a este juego de tronos a la catalana donde nadie se ocupa ni se preocupa del día a día? Pues, ni más ni menos, que empezar a preguntarse cómo es posible haber llegado, o más bien haberse dejado llevar hasta esta esperpéntica situación en la que están jugándose el futuro por la ambición de un personaje que los está llevando al desastre. ¿Aún están a tiempo? Soy de los que piensan que al final la sangre no llegará al río y se impondrá el sentido común, seny, del que ha hecho gala el pueblo catalán junto al resto de España, durante siglos.

Sin embargo, el martes pasado nos sorprendía a todos el Parlamento catalán con un texto en el que, de forma unilateral, sellaban el primer paso para una "progresiva desvinculación de las instituciones del estado español". La solución, ya apuntada por algunos, de que después de las generales se tendrán que convocar nuevas elecciones en Cataluña no es ningún disparate a tenor del cariz que está tomando todo este asunto.

Personalmente respeto a aquellos que son independentistas, intentaré convencerlos de lo contrario pero, aquellos que quieren lograrlo a través de un golpe de estado saltándose las leyes, a esos no solamente no los respeto sino que intentaré combatirlos por todos los medios democráticos que la constitución pone a disposición de todos los españoles.

La deriva que puede tomar este asunto ya es conocida y puede volver a ocurrir, me refiero a Terra Lliure, que es el nombre en catalán de una organización terrorista armada independentista catalana de extrema izquierda fundada en 1978 y autodisuelta en 1991. Cometió más de 200 atentados. Dicho queda.

Les está faltando tiempo a todos los partidos de ámbito nacional para salir a la palestra en un comunicado conjunto apoyando al gobierno sin condiciones, a lo mejor a fecha de hoy sábado ya lo han hecho, por mucho que las elecciones estén a la vista, que obviamente lo están.

Los independentistas llaman a todo este enredo "proceso de desvinculación democrática". Originales sí que son porque a todo al que he preguntado no había oído este término en ningún lado; en sus momentos de lucidez, todos los locos son sorprendentes. Al final en la vida solo hay dos posibilidades, o te vas tú o te echan.

Compartir el artículo

stats