Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

'De padres a hijas'

Preparen los pañuelos

A Gabriele Muccino le encantan los dramones y está en su derecho, como lo está el público al que le encanta ir al cine a gastar pañuelos de papel. En busca de la felicidad fue toda una declaración de intenciones a mayor gloria de Will Smith, aunque en su descargo hay que decir que también era capaz de frenar los excesos en algunos (pocos, ay) momentos en los que se podía apreciar el legado austero y, no por ello, menos emotivo del cine neorralista italiano.

Aquí, también maniatado en cierto modo por la presencia de una estrella con ansias de chupar cámara (Russell Crowe, que es un gran actor pero si se gustara menos sería perfecto), pero con un guión mejor hilvanado y un pelín más complejo, Muccino tiene más espacio para desarrollar sus ideas tras la cámara con cierto estilo.

Hay escenas francamente odiosas (por la facilona manera de acelerar la llantina y, también, porque algunos intérpretes se desmelenan que da gusto) pero, en líneas generales, es un melodrama que se ve sin mayores agobios.

Compartir el artículo

stats