Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Habilidades para el siglo XXI

Talento: tener buenas ideas, tomar buenas decisiones y realizarlas

Por qué EE UU está gastando tanta energía en potenciar la participación de todos sus jóvenes en general y las mujeres en particular en los sectores tecnológico y científico y fomentar su espíritu emprendedor?

Porque están convencidos de que la educación para el liderazgo Global requiere de estas cuatro asignaturas: ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas. En un mundo que cada vez se vuelve más complejo, donde el éxito se basa no solo en lo que se sabe, sino por lo que se puede hacer con lo que se sabe, es más importante que nunca que los jóvenes cuenten con el conocimiento y las habilidades que les permitan resolver problemas difíciles, recoger y evaluar pruebas y dar sentido a la información. A pesar de que también sabemos que estas son las que cuentan con mayores perspectivas de trabajo, pocos estudiantes eligen desarrollar sus estudios superiores en los campos de STEM.

Incrementos porcentuales de empleos en campos de STEM previstos 2010-2020: en 2013 Barack Obama hizo unas declaraciones sobre la importancia de aumentar la presencia de mujeres en los sectores STEM (Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas, en sus siglas en inglés). Posteriormente la Oficina de Política Científica y Tecnológica, en conjunto con el Consejo de la Casa Blanca para Mujeres y Niñas, pusieron sobre relieve una amplia iniciativa para abordar y resolver la cuestión de la mujer en los sectores STEM a través de políticas concretas #WomenInStem.

¿Cuáles son las principales razones que motivan a fomentar estas ocupaciones entre las mujeres?

- Una de las razones es que el 80% de los CEO tecnológicos son hombres y el motivo es el bajo número de mujeres en carreras técnicas. Las mujeres son mayoría, un 54%, en las universidades españolas pero sólo un 25% están presentes en las ramas de Ingeniería y Arquitectura. Solamente dos de cada 10 ingenieros son mujeres.

- Cada vez hay más informes que subrayan que las empresas con mayor equilibrio entre géneros tienen mejores rendimientos.

- La fuerza de trabajo que comprenden la ciencia y la tecnología será mucho más productiva y por lo tanto decisiva en el desarrollo económico de los países, por lo que debemos garantizarnos una sociedad tecnológica y científicamente alfabetizada.

- Las carreras que más futuro laboral tienen son las relacionadas con las Ciencias, la Tecnología, la Ingeniería y las Matemáticas y las chicas se resisten a cursarlas. Es necesario equipar a los futuros ciudadanos con las habilidades necesarias para las nuevas profesiones.

- Necesitamos tener una formación científica y tecnológica porque la vida diaria está llena de ellas y los ciudadanos hacemos uso y disfrute de sus resultados.

- Empoderar a las mujeres para ser capaces de satisfacer las exigencias de destrezas y competencia del mercado laboral.

- Llegar a ser agentes del cambio y construir sociedades más equitativas, justas y sostenibles.

- Incluso entre las principales empresas de tecnología de EE UU (Apple y Google), el escaso porcentaje de ingenieras es un gran problema.

Como apuntaba al principio de este artículo se están generando una serie de iniciativas a lo largo y ancho del mundo, que trabajan para fomentar la presencia de las mujeres en los sectores tecnológicos:

En 2007, Adriana Gascoigne, licenciada en Sociología y Economía por la Universidad de California en Davis, fundó en San Francisco una entidad sin ánimo de lucro con el nombre de Girls in Tech, ocho años más tarde esta plataforma de referencia para la inclusión y la equiparación profesional de la mujer en África, Asia, Oriente Medio, América del Norte y América del Sur, está presente en más de 40 países y ha llegado a España de la mano de tres emprendedoras que desarrollan su carrera profesional en Fundación Telefónica y que pretende favorecer el intercambio de conocimiento y formación entre las mujeres con intereses técnicos desde edades tempranas, en colegios y universidades.

Otro colectivo que persigue el mismo objetivo es Tech & Ladies, integrado en el grupo Google Developers Group y que se dedica a promover el interés de las niñas y adolescentes por la programación y los negocios digitales.

Girls Who Code es un grupo de mujeres que están a lo largo y ancho de EE UU y trabajan con niñas desde la escuela secundaria hasta el mundo laboral para enseñarlas a codificar y posteriormente animar a las ingenieras a perseguir los objetivos de su oficio en el área profesional.

Becas Toptal para Mujeres Programadoras a nivel Internacional, se dará a conocer una ganadora cada mes durante un año a partir de este mes.

Todas estas iniciativas me parecen fantásticas pero hay una pregunta que me hago continuamente. Si queremos más mujeres en carreras STEM, debido a la falta de mujeres en la industria tecnológica ¿por qué en nuestra Comunidad Autónoma no hemos potenciado estas asignaturas desde primaria? Informar, motivar y dar libertad a a la hora de decidir sobre estas disciplinas son acciones que se deberían fomentar desde todos los ámbitos y desde edades tempranas, tanto las familias, como los docentes y toda la sociedad en general, deberían apoyar esta iniciativa.

Es imprescindible animar a las niñas a seguir carreras técnicas poniendo a su alcance modelos que han escalado alto en sus carreras tecnológicas, romper estereotipos, cambiar las expectativas de los padres, generar confianza hacia las matemáticas, abandonar los prejuicios para paliar la brecha de género existente en estas disciplinas donde el curso 2014/2015 el número de mujeres matriculadas eran del 14% en ingeniería y 30% en tecnología.

Según Sara de la Rica, catedrática de Economía de la Universidad del País Vasco y miembro del Think Tank Fedea, "aquellas mujeres que terminan estudiando estas carreras obtienen de media mejores resultados". Entonces, si estamos igual de capacitadas ¿por qué no hay más mujeres en estas carreras?

(*) Directora ejecutiva del Centro Atlántico de Pensamiento Estratégico. Fuente: National Science Foundation. Elaboración: Centro Atlántico de Pensamiento Estratégico.

Compartir el artículo

stats