Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Análisis

De cabalgatas y reyes magos

Resulta un tanto asombroso el tono apocalíptico adoptado por ciertos sectores del conservadurismo estos días con respecto a unas cuestiones tan nimias, que no pasarían de la simple anécdota aún en el ámbito exclusivamente local, como las cabalgatas de reyes magos.

Resulta asombroso cómo la vestimenta de los reyes magos, o la propuesta de algunos barrios de incluir, también, "reinas magas" (como la obra de Gloria Fuertes), o simplemente, celebrar una "cabalgata laica", un día distinto y que nunca tuvo intención de sustituir la tradicional, se presenta por parte de estos voceros como todo un ataque de "integrismo laico" contra tradiciones tan arraigadas y de evidente espíritu católico, apostólico y romano como es el desfile de personas ataviadas con disfraces de Bob Esponja o Mickey Mouse lanzando caramelos.

Y es que a falta de cualquier otro argumento político con los que atacar a los nuevos alcaldes y alcaldesas del cambio, la emprenden con estos ataques viscerales a partir de cuestiones anecdóticas que habrían pasado completamente desapercibidas si no fuera por este tipo de campañas de descrédito que, finalmente, sólo contribuyen al descrédito de las propias personas que lanzan la campaña.

Y si no funciona, siempre queda el recurrir a los niños, los limpios e inmaculados niños, la inocencia que puede ser mancillada por un traje que no es del agrado de sus padres y madres, pues no responden a lo que se esperaría de unos míticos monarcas orientales.

Todo con tal de que no se hable de un nuevo enfoque en la gestión de estos municipios, más enfocado al bienestar de la mayoría ciudadana que a los intereses económicos de una minoría. Cuando no quedan argumentos políticos, cuando los que siempre habían detentado el poder no encuentran terreno favorable desde el que puedan debatir, se recurre a este tipo de cuestiones secundarias con las que mantenernos entretenidos.

Habría que explicarles a estos señores y señoras, ya en edad adulta, quiénes son realmente los reyes magos, y que dejen de usar a los niños como escudo y arma para sus ataques políticos.

(*) Consejero de Podemos en el Cabildo de La Palma

Compartir el artículo

stats