Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Reflexión

Nicolás Massieu y Matos

Hoy, como ayer, me vienen a la memoria tiempos pasados... el magnífico cuadro de estilo impresionista Risco de San Nicolás, de mi tío abuelo Nicolás Massieu y Matos, 1949, ventana al mundo que inmortalizó en su lienzo casas diversas de multitud de brillantes colores... que atraen la mirada del pintor, montaña inmensa que sube hacia las nubes, besa el firmamento; vuela sigilosa una gaviota inexistente... recorriendo las calles empedradas de otro tiempo, otra época, al pie de la montaña, palmerales esbeltos que juegan con el oleaje, mecidas por el viento, hilera de plataneras, hojas verdes, donde el pincel penetra en la tierra que las vio nacer iluminándolas; cielo azul, blanco... casas hospitalarias abiertas al visitante juegan a querer... En la cima se divisa el mar.

... Y el barco velero partió hacia el horizonte del más allá...

Aquí quedó su obra, prodigiosa, magnífica, inmortalizada para la posteridad, ya es el momento que a Nicolás Massieu y Matos se le haga justicia.

Después de recorrer el mundo, como Inglaterra, Francia, Italia, Madrid, Buenos Aires... donde se encuentran las obras suyas ¡fascinantes! ¡bellísimas! en Francia, entra en contacto con los grandes impresionistas, Monet, Manet, Degás, Renoir... y sus maestros Jean Paul Laurenz, Carriere.

...Se pudo haber quedado en Buenos Aires donde estuvo cinco años con tanto reconocimiento y éxito por su maestría y la fascinación que despertaba su pintura. Pero volvió a su tierra, Gran Canaria, a la que amaba profundamente.

Aquí legó parte de su obra a la Casa de Colón, faltan pinceles, caballetes, mobiliario, enseres... nadie sabe dónde están. Su Sala fue desmantelada (qué ingratos somos los canarios con nuestros artistas). Legó esto a su pueblo canario, a sus gentes, que tanto quería, para que disfrutaran de ello.

Hay que recordar que dos cuadros bellísimos se encuentran en Madrid; uno en el Museo de Arte Reina Sofía, Rocas y Espumas, y el otro, El Acecho en la Residencia de Estudiantes.

Tan insigne pintor "Maestro de maestros", fue profesor de Néstor Martín (pintor), además de amigos.

Su casa de Ciudad Jardín fue construida por el hermano de Néstor, el gran arquitecto Miguel Martín Fernández de la Torre, igualmente profesor de Antonio Padrón (pintor) y de tantos otros.

El Ayuntamiento y Cabildo en un acto de gran solemnidad, máxima y digna, el acto de imposición al gran pintor canario Don Nicolás Massieu y Matos, le concede la "Cruz Alfonso el Sabio", una recompensa, un reconocimiento oficial a su pintura.

En agradecimiento ya se le podría acondicionar "una Sala" en el Centro de Cultura San Martín. También dar su nombre a un Instituto de Enseñanza, ya que fue profesor y uno de los fundadores de la Escuela de Luján Pérez.

Él, desde arriba, está en las nubes de su tierra, Gran Canaria, esperando...

Compartir el artículo

stats