Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La no investidura del señor Sánchez

Durante las dos últimas jornadas, en el Congreso de los Diputados hemos asistido a la mayor pantomima de la democracia. Con un no-candidato que se ha caracterizado por una improvisación constante, mientras esperaba a ver si, por casualidad, aparecía un salvavidas al que agarrarse en su huida hacia adelante.

El resultado de esta improvisación es lo que hemos vivido en esta sesión de no-investidura, en la que el no-candidato se ha presentado con un programa improvisado en el se han puesto y quitado propuestas hasta el último minuto, a demanda. Los españoles no nos merecemos un gobierno fallido antes de existir, con un no-candidato al frente que ha tenido que dedicarse a esconder sus verdaderas intenciones. El señor Sánchez no podía dejar ver que su interés no era gobernar, sino que lo que realmente necesitaba era tratar de resolver su situación a cualquier precio. Sobrevivir.

Se ha presentado ante los españoles con un discurso que no ha tenido votos. Pero sobre todo, y más preocupante, con un discurso sin proyecto, basado en un cúmulo de falsedades, invocando diálogo, acuerdo y entendimiento entre españoles cuando excluye a más de 7,2 millones de ellos.

Un discurso, apoyado por Ciudadanos, que nos devolvería a los años del señor Rodríguez Zapatero, con decenas de planes de gasto público descontrolado, con subidas desorbitadas de impuestos para financiarlos, con derogaciones que nos llevarían al desempleo y a la falta de oportunidades para nuestros jóvenes. Un discurso que nos devolvería al pasado, ahora que nuestra economía está en marcha, el empleo esta creciendo y el país sale adelante. Eso los españoles no nos lo merecemos.

Por todo esto el Partido Popular ha cumplido con su deber. Los diputados del Partido Popular hemos cumplido con nuestro deber votando no, votando en contra de lo que únicamente se puede calificar como una amenaza para el futuro y los intereses de los españoles. Hemos votado no porque lo que España precisa en un proyecto sensato, responsable y coherente.

Cuando mañana, viernes, termine esta función nuestro país seguirá necesitando un Gobierno amplio y estable, unido en los grandes temas de estado. Un Gobierno presidido por Mariano Rajoy.

Compartir el artículo

stats