Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Al azar

Leer la cartilla a Podemos

Isaac Asimov escribe a principios de los sesenta el relato Derecho al voto. Vaticinaba que las elecciones estadounidenses de 2008 serían decididas por una sola persona, el Elector. Este representante promedio sería designado por los ordenadores que carga el diablo. En España ya se aplica una versión rudimentaria de lo que solo un irresponsable calificaría de fantaciencia. Tras el simulacro del 20D, en que se permite a la población pretendidamente adulta que exteriorice su voluntad electoral, al día siguiente se impone la ley del Votante Único anticipado por el escritor norteamericano. Se critica la frivolidad de votar a más de dos opciones, se condena directamente al infierno a quien se atrevió a apoyar a Podemos, se reconducen las aguas hacia el bipartidismo también único.

El examen volumétrico de la información postelectoral ofrece un balance de castigo masivo a Podemos. Leerle la cartilla a la formación de Pablo Iglesias se ha convertido en el deporte nacional. Más de cinco millones de personas se arriesgaron a un voto radical, lo cual ha impulsado una reacción para anular los comicios por imprudencia temeraria. El mayor escándalo español es la continuidad de?Rajoy en?La Moncloa, en medio de un charco de corrupción y de su negativa a defender un Gobierno. La suma de PSOE y Ciudadanos tampoco funciona, por la maldita manía de mantener las votaciones multitudinarias en contra de la previsión de Asimov. Por tanto, hay que apalear a Podemos.

Desde su génesis, el partido de Pablo Iglesias se nutre de las campañas adversas. Ahora le exigen que regale sus 69 diputados a quien decida el Votante Único. En síntesis, que prescinda de sus resultados. Es curiosa la vocación de orientar el caudal de Podemos por parte de personas que no lo han votado. En la línea de relegar la democracia a las comunidades de vecinos, la lectura de los resultados del 20D se considera blasfema. Pues bien, las alternativas son PP/PSOE o PSOE/Podemos, con la particularidad de que Pedro?Sánchez solo gobierna en la segunda opción. Insistamos sin embargo, muerte a Podemos. En cuanto a las elecciones, no se repetirán. Al Votante Único no le conviene.

Compartir el artículo

stats