Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cien líneas

Adiós

Final de la tragicomedia. El sector público español registró un déficit de 55.755 millones de euros en 2015, un 5,1 por ciento del PIB. Casi un punto sobre el límite comprometido con Bruselas que estaba fijado en el 4,2 por ciento. El desvío es de 10.000 millones de euros. Ahora, este año, habrá que ahorrar 24.000 millones de euros para alcanzar el objetivo del 2,8 por ciento previsto.

Rajoy empezó con una deuda del 60 por ciento del PIB y ya supera el 100 por ciento. Los distintos apartados del llamado gasto social crecen año tras año así que no hay recortes ni austericidio que valga. El tinglado se mantiene porque la economía crece por encima del tres por ciento y los impuestos, salvajes -aunque se han reducido últimamente- cubren lo que sea. Pero los que vienen proponen un gasto superior a lo visto en 60.000 millones y tal disparate lo pretenden equilibrar con más impuestos y... es inviable el modelo o mejor el antimodelo. Y la alternativa la estamos contemplando en Francia: la calle estalla.

Z La tragicomedia del PP llega a su fin entre mentiras, cobardías y torpezas

La crisis anunciaba movilizaciones brutales. No se produjeron precisamente por lo indicado, porque se tiró por la calle del gasto y la deuda. Pero hasta aquí hemos llegado. Rajoy desperdició una mayoría parlamentaria que se tardará mucho en volver a ver y no hay ya forma de afrontar políticas de ajuste entre progres, populistas o conservadores acomplejados. Y encima un tercio del déficit debido a las comunidades autónomas corresponde a Cataluña, siempre la primera en la cola del cobro.

Compartir el artículo

stats